Usted está aquí

Black Friday y lo que te rondaré morena

No se si todos conocemos de donde viene el concepto de Black Friday, originalmente viene de Estados Unidos y es el día después del Thanks Giving, que es una de las fiestas más importantes de ese país. Como siempre cae en jueves mucha gente aprovechaba para llamar al trabajo para decir que no podía ir ese viernes, y sea por que se encontraba mal después de zamparse un pavo de veinte kilos o que había perdido el avión para volver.

Curiosamente, ese día era el día con mayor ventas en el comercio minorista, lo cual debería de ser una contradicción porque o bien la gente estaba enferma o atrapada en un aeropuerto. Esta claro que en esto de montarse puentes los hispanos no somos los únicos que tenemos cierta habilidad.

Como la gente que se dedica a vender a veces le da por pensar pensaron, si el mayor número de personas dispuestas a gastar se acumulan en un mismo día, ¿Que hacemos para que nos compre a nosotros en vez de a la competencia?, y después de varias batallas através de anuncios alguien dio el primer paso y empezó a hacer rebajas para este día, y comenzó lo que se conoce ahora como el Black Friday.

Y esto no es todo, como esta era la fiesta del comercio al minorista el mundo online también quería sacar tajada y se inventó un día para ellos solos, y ¿adivinar dónde lo colocaron?, justo después del domingo y en un alarde de ingeniosidad de briefings lleno de palabras raras lo llamaron CyberMonday. Si es que cuando nos ponemos creativos no nos para nadie.

¿Y todo esto que tiene que ver con el deporte?, la verdad es que poco a no ser que miremos que tiene que ver todo esto con las personas. Cuando un grupo de personas lo suficientemente grande se junta, de forma consciente o inconsciente, el mercado -o sea, los de marketing- van a hacer lo posible para monetizar ese nicho, y al hacerlo, expanden ese grupo de gente a sectores que antes no habían participado creando un grupo mucho mayor, quizás menos realista, pero con más poder de lo que ellos mismos creen.

El ejemplo claro es la moda del running, del Fitness, de la vida sana -o lo que llaman vida sana-, las dietas, los productos ecológicos y cualquier otro sector. Como le comentaba a Joana, muchas veces cogemos una idea que vale la pena y la convertimos en un simple cuadro de mando de gastos/beneficios.

Pero a pesar de que muchas veces navegamos en aguas muy grises y que nuestra ética siempre se ve sometida a la presión de resultados financieros y al lamentable eslogan de sino lo hago yo otro lo hará, hay ideas que valen la pena impulsar y por eso y desde nuestras posibilidades, somos honestos primero con nosotros mismos, luego con nuestros clientes, con nuestros productos y más allá de modas, tendencias y sectores, buscamos el mayor beneficio para la sociedad, que al final a todos nos toca vivir en ella.

¿Quiere decir esto que no hacemos descuentos el Black Friday o el CyberMondar?, no, quiere decir que aceptamos las reglas del juego pero no cambiamos los principios que nos llevan a intentar crear la mejor solución para los deportistas sin alterar la calidad del producto a base de bajar la calidad o vender duros a cuatro pesetas.

Imagen

Publicado en Push Bars

Sin votos (todavía)
Lecturas: 1.553
Lecturas hoy: 5
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar