Usted está aquí

¿Cuántas veces esperarás a que pase el tren?

La tecnología no está aquí ahora, lleva mucho tiempo con nosotros y se ha incorporado a nuestras vidas de forma sutil y sin que seamos conscientes que cada vez dependemos más de ella. Hace ya mucho tiempo usábamos cintas para guardar información y ahora apostamos por sistemas en la nube. El concepto de trabajar en red era privativo de grandes instituciones y hoy en día todos tenemos una conexión permanente a internet, y no solo en nuestros ordenadores, sino también con el móvil.

Con toda esta tecnología a nuestro alcance y dándonos servicio, me sigue sorprendiendo como las PYMEs y los autónomos siguen sin explotar todas las facilidades que nos puede dar. Seguimos trabajando usando las mismas rutinas obviando los beneficios, no sólo de productividad, sino también en el campo de las ventas, marketing y sobretodo, conciliación de la vida profesional y laboral.

En todos las áreas se han realizado esfuerzos para acercar la tecnología a la empresa, ofreciendo cursos, seminarios, e incluso las Cámaras de Comercio han apostado por desarrollar este sector con el programa TIC cámaras. No obstante, algunas de las personas con las que he hablado se quejan de que la tecnología es cara, lo cual no es necesariamente cierto, existen cientos de soluciones con un coste muy reducido que pueden mejorar la competitividad de la empresa.

Personalmente creo que el la barrera más grande no es el precio sino el desconocimiento, sólo así puedo explicar que pocas se atrevan a incorporar una solución, por la sencilla razón de que no son conscientes de las posibilidades que existen.

Me preocupa que no seamos conscientes que los declives de las empresas no suelen ser como creemos, un proceso lento y paulatino, sino que llega un momento en que te ves en un punto de no retorno y has de cerrar porque ya no tienes margen de reacción.

Entiendo que para muchas personas el concepto de página web, social media marketing, ERP, CRM, Cloud, parece más palabras diseñadas para espantar a los profanos que para definir servicios. Pero si dejamos de lado nuestros recelos, nuestra falta de control sobre la agenda y nos atrevemos a dar un paso adelante, a salir de la zona de confort que dicen algunos, podemos descubrir opciones más que interesantes para nuestro negocio.

Quizás, lo único que se necesite es alguien que te pueda explicar que soluciones puedes aplicar. Es cierto que si te digo CRM te suene a chino, pero si te explico que es un programa que ayuda a mejorar las ventas y las relaciones con los clientes ya es una idea que puedes asimilar. Si te explico que Cloud es como tener un disco duro en internet que no solo te sirve para guardar tus documentos, sino accede a los mismos desde cualquier dispositivo -pc o móvil- y que te sirve como copia de seguridad. Y así, paso a paso, enseñarte todas las posibilidades que te ofrece la tecnología, y lo más importante, que la barrera de entrada no suele ser el importe económico, sino el cultural. Aceptar y abrazar estas tecnologías es lo que convierte una implantación tecnológica en un éxito o en un fracaso.

De mientras, yo me sigo preguntando cuantas veces ha de para el tren para que no subamos en masa a esta nueva revolución del mundo empresarial y cuantos se quedarán mirándonos desde la estación.

Película: Source Code

Sin votos (todavía)
Lecturas: 800
Lecturas hoy: 1
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.