Usted está aquí

De cinco mil idiomas en el mundo solo te pedimos inglés

De cinco mil idiomas en el mundo solo te pedimos inglés
Colaboraciones

Inglés, Idiomas, Conversación

Lunes, 22 Mayo 2017

Somos aproximadamente unos siete mil millones de personas en el mundo y según algunas fuentes, existen alrededor de cinco mil idiomas que las sociedades usan para comunicarse entre ellas. Si los idiomas estuvieran repartidos equitativamente resultaría que cada mil cuatrocientos millones de personas.

Con estos datos, el aprender idiomas sería realmente una complicación porque no podríamos basar nuestra elección en el número de personas que lo hablan sino que la decisión debería estar fundamentada en la capacidad de influencia de cada una de estas lenguas. Por suerte para nosotros, la distribución no es equitativa y unos pocos idiomas acaparan mayor peso de hablantes, otros tantos la mayor distribución y menor es el número de idiomas con influencia mundial.

Tenemos claro que en el mundo del lenguaje hay tres que son fundamentales para buscar, no solo una carrera profesional internacional, sino para abrir nuestra mente más allá de las fronteras de nuestro idioma. Los más importantes serían en el español y el inglés, aquí algunos añadirían el chino mandarín pero su área de influencia está muy limitada geográficamente aunque visto el potencial de la república china quizás esta situación cambie esta perspectiva. Sumado a estos tres, también podríamos incluir el árabe, ya que está extendido por muchas áreas, su capacidad de influencia todavía está por despertar.

Aunque dejando de lado estas discusiones estadísticas y de influencia, la verdad es que a día de hoy hay dos idiomas básicos para crecer a nivel internacional: el español y el inglés. Si estás leyendo este post está claro que uno de los dos ya lo dominas y faltaría dominar el segundo más allá del She loves you yeah yeah.

Entiendo que en estos días el meterse en un horario de academia para aprender un idioma es algo que roza la maestría en Tetris. Cuadrar tu agenda, siempre pendiente de la última reunión de turno, con unos horarios fijos y cerrados de las escuelas no es ni fácil ni siempre factible. Más de lo que te gustaría te vas a saltar clases, vas a ir retrasado y al final ocurre con los gimnasios, te has apuntado con toda la voluntad del mundo pero si preguntan por ti en recepción nadie sería capaz de recordarte porque la última vez que fuiste fue cuando te apuntaste.

Otra opción que se puede usar y que yo mismo he usado, es tirarse a la piscina y empezar a leer revistas y libros en inglés. Yo mismo me he leído Matilda y toda la serie de Harry Potter en inglés para ampliar vocabulario. En esta misma línea también disponemos la ventaja que nos da la televisión a día de hoy, el ver las películas y las series en versión original y además, con subtítulos en inglés. Al principio has de ver los capítulos dos veces para empezar a entender algo pero con el tiempo acostumbras el oído y eres capaz de entender lo que dicen, aunque sea por contexto.

Pero si te soy sincero, la opción de leer y ver películas es una opción interesante si vas a estar como convidado de piedra en las reuniones y no has de interactuar con nadie. Has estado trabajando tu oído para no solo entender lo que dicen, sino para captar las sutilezas del idioma pero no te han separado para cuando llega el momento que te dicen What do you think about it? Aquí no sirve entender el idioma, aquí has de ser capaz de hablarlo y si no has practicado te puedo asegurar que van ha existir crueles paralelismos entre tu forma de hablar y la de Toro Sentado.

Como me decía una traductora amiga mía, la menor manera de empezar a dominar un idioma es practicándolo. La táctica de leer es una buena forma de mantener lo que aprendemos, pero a largo plazo no suele ser la más eficiente. Hay que hablarlo, hay que hablarlo y por último, hay que volver a hablarlo. Por eso son prácticas las academias, porque te fuerzan a comunicarte en un idioma que no es el tuyo, a traducir lo que quieres decir en otro idioma y con el tiempo, ser capaz de pensar directamente en otro idioma y no andar moviendo verbos, sujetos y predicados para mantener el orden gramatical correcto.

Para solventar dos problemas, el de la falta de un control sobre nuestro tiempo que cada vez afecta a más personas y facilitar el uso del idioma en entornos de conversación, han surgido alternativas a lo que antes se llamaba Pen Pals pero usando video conferencia. Empresas como https://preply.com/es/skype/profesores--inglés ponen a nuestra disposición personas reales con las cuales practicar el idioma, que nos ayudan a mejorar, nos dan clases y todo esto con una flexibilidad que no pueden ofrecer las academias de inglés.

Con lo que volvemos al principio del post, hay casi cinco mil idiomas en el mundo pero solo tres o cuatro son importantes a la hora de progresar profesional y personalmente, pero a diferencia de hace unos años, ya no existen trabajas para lanzarse y aprender un idioma. La tecnología se ha aliado con la educación para ofrecernos un camino que nos puede llevar a dominar el idioma de Shakespeare sin que suframos en el intento.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 2.495
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar