Usted está aquí

La memoria, la anticipación y el WhatsApp

La memoria, la anticipación y el WhatsApp
Colaboraciones

Whatsapp, Entreno

Martes, 12 Septiembre 2017

Este verano he estado leyendo el libro El Cerebro Idiota, soy consciente de que no es la típica lectura veraniega pero como la cabra tira al monte, me dio por profundizar un poco sobre neurociencia y porqué a veces somos como somos. Uno de los puntos que queda meridianamente explicado en este libro es que nos mentimos constantemente, no con mala fe, pero si para adecuar nuestro ego a la realidad que nos rodea. Algunos lo hacen con más gracia, en otros no tiene ni pizca de gracia, pero tenemos una tendencia a adecuar los recuerdos y la memoria para que nos sean lo más confortables posibles.

En este punto es donde quiero hablar de la nostalgia, cuando nos ponemos a recordar el ayer y las conversaciones giran sobre preguntas de ¿te acuerdas cuando?. Dulcificamos el pasado de forma sistemática, y suerte que lo hacemos, y nos dejamos caer en el sillón de la memoria para que los recuerdos nos sean presentados en bandejas de plata y con todo lujo de adornos para hacernos creer que el pasado siempre fue mejor.

Justo ahora, cuando llevo ya unos dos meses sin hacer deporte con cierto criterio, estoy en esa fase de nostalgia. Que divertido, que bonito era, como me lo pasaba de bien, estaba más en forma, me sentía mejor, y no paraba de darle vueltas a lo fantásticos que eran los partidos e incluso los entrenos. Me paso tardes anticipando lo que será el retorno a la pista, lo que será pisar la zona, el lanzar un tiro y que entre sin tocar el aro, ese sonido que hace el balón rodando cuando entra limpia y roza la red: flushhh. Ahh, música para mis oídos.

Acabar los partidos y los entrenos, juntarnos todos y comentar las jugadas, que si Pepe es un pizzero, que si Fran tendría que haber tirado, que si el bloqueo directo, que si esto, que si lo otro, y estar ahí sentado, tomándome mi Flash Recovery escuchándolos a todos. Recuerdos que ya siendo buenos, son doblemente dulcificados por la memoria.

No se si esta sensación sólo me ocurre a mi, o es algo generalizado para todos, sea cual sea su situación personal. El pasarse desde que acaba la temporada hasta que empieza recordando los buenos tiempos pasados, no de forma constante porque sino tendríamos un problema, pero si recordándolo con cariño y omitiendo deliberadamente el esfuerzo, el dolor, el como acabaron las rodillas y tobillos.

Antes tenía que esperar a que el día D llegara y alimentarme de esos bocados de memoria, pero la tecnología nos ha traído el WhatsApp y lo que es peor, las fotos. Ya no estás sentado leyendo o haciendo un poco de deporte por tu cuenta, ahora tienes un grupo que pasa por exactamente lo mismo que tu y te retroalimentan con esos recuerdos que guardas, más los que los demás tienen seleccionados y se crea un tótum revolútum de la memoria colectiva adornado con imágenes que desafían tu ego, esa pose gallarda que crees tener no se corresponde con el hombre que sale en la foto y que resulta que eres tú.

Lo que tengo claro es que este añadido a las esperas y a las anticipaciones de temporada es algo que incrementa las ganas de volver a empezar, a pesar del cansancio que puedas tener, de que volver a entrar en la rutina de hacerte Tapping por todas las articulaciones, de las peleas por si hacemos mal la 1-3-1 o si no defendemos bien el lado débil. Las ganas de volver son más altas que cuando no tenia toda esta tecnología, y además, me muero por ver las discusiones que vamos a tener con el cambio de normativa sobre los pasos, si antes ya nos discutíamos, ahora va a ser el pan nuestro de cada día.

Supongo que en el fondo todo es más sencillo, nos gusta este deporte, nos hemos reunido los suficientes como para tener algo parecido a un equipo, y los momentos buenos y malos son parte de la experiencia. Uno no podría disfrutar de las cumbres de la grandeza sino existieran los valles de la miseria. Y creo que es con todos los deportes y aspectos, has de tener pasión por lo que haces, has de saber gestionar los momentos tal y como te llegan para crecer como persona, y sobretodo, seguir adelante porque el único camino que merece explorarse es el que tienes delante tuyo.

¿Y a vosotros?, ¿os pasa lo mismo que a mí?

P.d. Como siguiente libro me recomendaron El silencio de la ciudad blanca y realmente me tiene enganchado, que también es bueno desconectar del todo de vez en cuando.

FOTO: http://maxpixel.freegreatpicture.com/Big-Eyes-Boy-Drinking-Kid-Eat-Child-Food-Little-102283

Publicado en Push Bars

Sin votos (todavía)
Lecturas: 2.001
Lecturas hoy: 4

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar