Usted está aquí

Las personas necesitan personas

Las personas necesitan personas
Colaboraciones

Personas, Humanos, Sentimientos

Miércoles, 25 Enero 2017

La irrupción de internet en nuestras vidas ha sido paulatina pero imparable. Ha permitido automatizar procesos, crear mejores flujos, optimizar recursos y a día de hoy no hay ninguna empresa que pueda funcionar sin el apoyo de la tecnología. En algunos casos se tendrían que cerrar si les privan de esta herramienta y en otros, el impacto sería tan grande que bienes considerados commodities pasarían a ser artículos de lujo.

Tan importante es este cambio que se considera el 61 por ciento del tráfico que circula por internet está generado por máquinas. Resulta llamativo que el porcentaje restante y que generamos los humanos acabe embarcado en lo que se conoce como redes sociales, ya sea Facebook, Twitter, porque las personas, como decía el Aristóteles, es un zoo politikon que traducido al roman paladino quiere decir que las personas necesitamos sentirnos conectados con otras personas.

Quizás esta sea la causa del auge de redes como Tinder, Adopta un tío o redes similares. Las personas se sienten cada vez más solas, no saben como interactuar y buscan solucionar ambos problemas de golpe a base de aplicación. No siempre da resultado, y más de una persona se ha encontrado que a pesar de vivir en una gran ciudad ha agotado todas las opciones de pareja disponibles y tiene que ampliar el radio de influencia para poder seguir en pos de su experiencia social.

Queremos tacto humano, queremos caricias, queremos sentir. Hace ya muchos años, antes de estas redes y cuando estaba yo trabajando en los inicios de internet una persona llamó al servicio de atención al cliente porque tenía un problema muy serio. No os penséis que no le funcionaba el Mosaic -que era el navegador de moda en esa época- o que el Trumpet Winsock no el funcionaba -si, con ese cacharro nos conectábamos- o que su modem funcionaba muy lento -si creéis que internet va lento probarlo a una velocidad de 14k-, su queja, su problema es que se había dado de alta en esto de internet para conocer personas y no era capaz de encontrarlas.

Silicon Valley dirá lo que quiera, puede que naveguemos más rápido, que saquen algún cachivache de realidad virtual o que inventen alguna pastilla mágica, pero hay un gran grupo de personas que siente la soledad y solo quiere tener compañía durante unos instantes para sentirse que forma parte de algo más grande que el mismo, sentirse que le aprecian y le quieren.

No vamos a negar que cuanta más tecnología más servicios aparecen para cubrir estas carencias de afecto, amor, y contacto físico entre personas: servicios de masaje como en Erosguia, amigos de alquiler en Rentafriend, compañeros para dar paseos y cientos de aplicaciones que sino fuera por este vacío que nos atenaza, pensaríamos que nos hemos vueltos todos locos.

Podríamos decir que estas empresas son igual de falsas que las que se basan en ceros y unos, pero si me dan a escoger, prefiero un engaño de carne y hueso, porque como dijo Woody Allen: quizás el dinero no da la felicidad pero la sensación es tan parecida que es imposible diferenciarlo.

Con los que no nos pongamos santurrones, hay gente que tiene verdaderos problemas de soledad y que con el camino que estamos tomando van a incrementarse cada día más y no veo el problema de buscar consuelo aunque sea fingido y sentirse por un instante, alguien.

L'amant

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 287
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar