Usted está aquí

Maximizar tus recursos

Maximizar tus recursos

Recursos, Luz, Proveedores, Dinero

Viernes, 3 Febrero 2017

No hace mucho tuve la suerte de tomar un café con una experta en reducción de costes. Ella se dedicaba a mirar los gastos corrientes de todas las empresas y buscaba la mejor manera de mantener el mismo servicio: calidad, etc… pero reduciendo el impacto financiero. Sino recuerdo mal me dijo que ellos funcionan a éxito y que no se ganan mal la vida.

Me pareció bastante curioso que en una empresa está tipo de situaciones no estuvieran más controladas, pero después de repasar la mía propia creo que es relativamente habitual que no se intenten exprimir estas lineas para evitar que el flujo de caja nos e quede temblando cada vez que es día de pago. Uno está demasiado ocupado con el día a día, centrándose en su negocio, buscando ventas, intentando negociar lo mejor posible con los clientes, dejarlos satisfechos y después de todo este proceso, facturar y cobrar. Con todo esto encima de la mesa uno no invierte demasiado tiempo, por razones de falta del mismo y por cuestiones de salud mental, en buscar como exprimir al máximo el dinero que uno tiene en el banco.

Esta situación también la vivo en casa, no buscamos alternativas a los proveedores clásicos porque uno llega a casa arrastrando los pies y no abres la puerta pensando: hoy voy ha hacer una análisis de gastos corrientes que no se lo salta un gitano. Lo normal es que llegas, dejas las llaves, la bolsa con el portátil, el abrigo, las zapatillas y te pones con tus hijos a hacer los deberes, preparas la cena, hablas con ellos, recoger la mesa, lavas los platos, los metes en la cama y cuando te has dado cuenta ya es la hora de irse a la cama porque sino mañana no te van a despertar ni con electroshocks.

Con la liberación de los mercados que tradicionalmente han sido un monopolio en este país ahora tenemos más opciones para buscar alternativas a los clásicos proveedores pero no siempre estamos dispuestos a mirar los costes del cambio y mantenemos la tradición que ha reinado en casa. Por suerte para la salud de la competencia en este país, y a base de esfuerzo de inversores y de actitudes más que discutibles de muchas empresas la sociedad empieza a ser consciente de que tiene un gran poder en su bolsillo y están dando pasos para cambiar las normas que antes estaban escrita en piedra.

En el ámbito eléctrico, de moda estos días por los aumentos desmesurados a los que nos está sometiendo, existen alternativas fiables como Podo que otorgan no solo un mayor ahorro en los costes sino que te tratan como una persona y no como el código de una factura. Dan facilidad, dan control y ofrecen servicios que hace ya tiempo que se estaban demandando como es tener más control e información de que narices significan todas esos conceptos en nuestra factura.

Es obvio que el mercado está cambiando, la información que disponemos es más abundante y aunque no siempre nos ayuda a encontrar la aguja en el pajar, como mínimo sabemos que existen opciones y el esfuerzo está más filtrar la información que en la ausencia de alternativas. Lo hemos visto ya en el mundo de las telecomunicaciones, ha llegado al mundo de las eléctricas y cada vez más los monopolios van a estar cada vez más amenazados por soluciones, no solo rentables para sus accionistas, sino también para sus consumidores.

La pregunta que me ronda la cabeza es hasta cuando vamos a seguir la corriente y en que momento haremos el análisis que muchas empresas ya están haciendo y revisar nuestros costes ordinarios para encontrar ese margen que nos permitan llegar a final de mes ahorrando un poco para podernos regalar unas vacaciones decentes.

Blackout

Sin votos (todavía)
Lecturas: 363
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar