Usted está aquí

Proyecto

Buscando tu lugar

Buscando tu lugar

Cuando lanzas un nuevo producto, y asumiendo que has realizado todo el proceso previo de análisis de mercado, de precios, competencia, clientes y toda esa ristra de factores que bajo diferentes nombres y metodologías más o menos ha sido siempre lo mismo, viene el momento de ir a buscar el lugar que tenías definido en tu plan de negocio.

La importancia del socio

La importancia del socio

No os hacéis a la idea lo importante que es la selección de un socio a la hora de montar la empresa. Ya no es tanto cuestión de cubrir el abanico más amplio de áreas, que si uno se encarga más de IT y otro de ventas, que otro tiene más capacidades financieras y el otro de operaciones, no me refiero a estas cuestiones puramente operativas del día a día.

Equipo y momento

Equipo y momento

Como decía Burning, ¿que hace un proyecto como tú en una aceleradora como esta?, ¿que clase de inversores has venido a buscar?. Y es verdad, a veces no es que veas a un grupito con un proyecto que no te acaba de cuajar, sino que tu mismo eres parte de ese grupito y te ves como totalmente desubicado, sin saber que haces exactamente ahí y con ganas de que se acabe la sesión para volver a la oficina y hacer algún tipo de trabajo productivo.

¿Tienes fe en tu proyecto?

¿Tienes fe en tu proyecto?

Soy consciente de que la imagen es bastante dura, pero para todos aquellos que se han leído la Biblia, la imagen corresponde de forma fehaciente a lo que le pasó a Jesus desde que lo apresaron hasta que lo bajaron de la cruz. Puedes creer que realmente paso, quizás no te creas nada en absoluto, o quizás no te interese el tema en absoluto, pero sea un personaje de ficción o si realmente existió, lo que es innegable que Jesús realmente tenía fe en su proyecto, tanta que acabó dando todo lo que tenía por su visión.

Tu proyecto y tus circunstancias

Tu proyecto y tus circunstancias

Dicen que el hombre es un ser solitario, nace sólo y muere solo. Aunque no sea una idea del todo cierta, no puedo negar que la frase tiene su fuerza y que puedes llegar a creértela sin demasiado esfuerzo. La cuestión es que es en el trayecto desde que empiezas a quejarte por las dos nalgadas que te da una enfermera de la cual no sabes su nombre hasta que esa máquina que ha costado una fortuna empieza a pitar, hay un largo espacio de tiempo que nos puede definir.

Hay que quemar todas las naves o hay que tener un plan B

Hay que quemar todas las naves o hay que tener un plan B

Cuando nos lanzamos a un proyecto dedicamos muchas horas de nuestra vida a darle forma, que tenga cierta lógica, que sea útil, que sea sostenible y que tenga un plan de negocio que lo pueda sustentar. El siguiente paso suele ser buscar la financiación, y es aquí donde empiezan los pequeños problemas, la falta de la misma.

Aunque no te lo creas, tu proyecto no es tan importante

Aunque no te lo creas, tu proyecto no es tan importante

No nos confundamos, soy un gran defensor de respetar las deadlines en cualquier proyecto, pero también soy un gran defensor de respetar las fechas que de entrega que te dan. Soy consciente que la posición de poder que se tiene desde el lado de cliente es tentador y siempre queremos un poco más, más rápido, más barato, más algo, y del mismo modo, el proveedor tiende a ceder en algunos aspectos con el cliente por tener miedo a perderlo.

Matar un proyecto

Matar un proyecto

Hay ocasiones que tienes una idea clara, has visualizado el objetivo del proyecto, cual es su misión, su visión, su escala de valores. Está meridianamente claro el impacto social y los beneficios que aporta y no dudas en lanzarte a desarrollarla sin pararte a pensar en temas financieros. Cuanto más te adentras en el proyecto, más te enamoras de ella. Hablas con amigos, conocidos y realmente les gusta, lo ven claro, lo ven necesario y creen que es no solo interesante a nivel profesional, sino de un gran calado social.