Usted está aquí

Riesgo

Control, información e igualdad de oportunidades

Control, información e igualdad de oportunidades

Control, todos queremos cierto tipo de control y seguridad en nuestras vidas: una pareja que nos quiera, un sueldo a fin de mes, y tantas y tantas variables que necesitamos que sean estables de forma constante y poder verificarlas en cualquier momento para sentirnos tranquilos y felices.

Sin confianza no hay futuro

Sin confianza no hay futuro

Emprender es duro, no se si todos somos conscientes de lo que implica después de leer las maravillas que se van contando por ahí. No es un camino de rosas, tienes unos plazos diabólicos, los equipos son pequeños y no tienes el soporte de una gran empresa, las tensiones financieras son el pan nuestro de cada día, y hay más trabajo que manos.

La planificación es el noventa por ciento del éxito

La planificación es el noventa por ciento del éxito

Tengo bastantes dudas de si el titular de este post es correcto, a veces el éxito viene porque le apetece, porque tienes suerte, sabes aprovechar el momento o por cientos de variables que no podemos y no solemos controlar, pero de un detalle si puedes estar seguro, puede que el primer éxito se deba a causas más propias de la física del caos[1] que del management, pero mantenerse si que exige planificación.

Emprender es una aventura

Emprender es una aventura

Como decía Bilbo a Frodo en el Señor de los Anillos: Es muy peligroso, Frodo, cruzar tu puerta, vas hacia el Camino, y si no cuidas bien tus pasos nunca sabes hacia donde te pueden llevar. Es una frase muy adecuada para una novela de aventuras, pero no deja de ser cierto. Cada día puede ser una aventura, y esto es todavía más cierto cuando te decides a investigar una posible línea de negocio porque tienes la necesidad o el gusanillo de emprender.

Fracasar tiene un precio muy alto

Fracasar tiene un precio muy alto

Cada vez me encuentro con más personas que teniendo una gran capacidad profesional y una experiencia contrastada, han sido despedidos por ajustes de plantilla, reestructuración o según dicen los más pijos, un dowsizing. El problema es que estas personas tienen una edad que ronda de los cuarenta años para arriba no consiguen reubicarse profesionalmente de nuevo. No es un problema de conocimientos, ni de aptitud, ni de actitud, hay una especie de filtro no escrito en la que las personas de cierta edad no debe ser contratada.

Hay que quemar todas las naves o hay que tener un plan B

Hay que quemar todas las naves o hay que tener un plan B

Cuando nos lanzamos a un proyecto dedicamos muchas horas de nuestra vida a darle forma, que tenga cierta lógica, que sea útil, que sea sostenible y que tenga un plan de negocio que lo pueda sustentar. El siguiente paso suele ser buscar la financiación, y es aquí donde empiezan los pequeños problemas, la falta de la misma.