Usted está aquí

Deporte

Murieron con las rampas puestas

Murieron con las rampas puestas

Tenía que pasar. Cuando tus hijos juegan a baloncesto y vas a los partidos, entrenos y todo lo asociado con el deporte al final te encuentras con padres motivados que te lían para hacer un parttidillo. Al principio te resistes porque sabes que tu ya no tienes edad, pero como siempre, acabas picando y emocionante en exceso.

Los viejos roqueros nunca mueren

Últimamente me he emocionado un tanto y me ha dado por hacer deporte. Para tal menester de transpirar, sudar y joderse los ligamentos hay grupito de gente que quedamos los viernes para jugar unos partidos de baloncesto. La cosa esta bastante bien, tu vas para allá, te haces un poco el chulo, sudas, te ahogas – algún día dejaré de fumar- y luego te duchas con la sensación de que una hora jadeando no compensa los bocatas de chorizo que te has estado zampando durante la semana.