Usted está aquí

Diario

Parece que fue ayer

Parece que fue ayer

Tengo quince años, o incluso menos. Y no, no es que me haya puesto una crema rejuvenecedora o haya viajado en el tiempo sino que es como me siento ahora. Estoy tumbado en la cama escribiendo y me ha venido de golpe el recuerdo de cuando siendo un adolescente tenía el hábito de escribir siempre antes de irme a dormir. Si la memoria no me engaña, era una libreta con hojas en blanco para pedir autógrafos que me compré en mi primer salón del cómic de Barcelona.

Diario escrito / Diario online

Hace poco volví a tomar la costumbre de escribir el diario en papel, el tocar las hojas y el escribir en pluma es algo que me gusta bastante. Supongo que aquí hay bastante de pedante de tres al cuarto, pero la verdad es que hay una gran diferencia de sensaciones entre escribir a mano, que el picar en el teclado. La más evidente es que si lo hago con el ordenador, tengo menos faltas de ortografía (gracias correctores automáticos), pero lo que más destaca de este método, es que puedo releer lo que he escrito sin dificultades (tengo una letra que no la entiendo ni yo).