Usted está aquí

Escribir

Frío Polar

Si hay algo que me molesta a la hora de escribir es el frío. Te deja los dedos entumecidos y no puedes escribir con toda la velocidad que te gustaría y te entra una especie de agobio que te bloquea todos los pensamientos, al menos los intencionales. Esto lo estoy escribiendo sin pensar, así que las cosas van saliendo sin poner mucho de mi parte.

Las cosas que escribo

Repasándome las estadísticas de la web   me ha dado por pensar, algo que normalmente no es algo bueno pero que uno no puede evitar siempre que quiere. Me he estado fijando las cosas que escribo, como quedan, y la repercusión que tienen. Para ser honestos, yo no repaso lo que escribo, una vez acabo ahí se queda, y normalmente empiezo con una idea y luego divago, aunque no voy a negar que han existido ocasiones en las que me he forzado a escribir sobre un tema, pero normalmente acaban saliendo unos post que dan bastante asco.

blog ergo sum, o tengo que dejar de leer Descartes

Hoy he tenido la suerte de estar una mesa redonda compuesta de dos personas, básicamente yo y la otra. Me ha encantando, sobretodo mis propios comentarios, aunque os advierto que los Leo somos de un egocéntrico que asusta y mi opinión en esto puede que no sea muy válida. Sin desmejorarme a mi mismo, aquí de cuerpo presente escribiendo, la otra parte también ha enseñado sus cartas, y eran interesantes. Conocer otro punto de vista sobre alguien que está en esto del ajo de las redes sociales es, no se como decirlo, no se si alentador, esperanzador, desolador o simplemente ilustrativo.

Vamos a escribir un mail

Después de años y años de ir enviado spam (nosotros lo llamábamos información seleccionada e interesante), me ha llegado la hora de que tenga que redactar un mail de estos. En realidad no es el primero que hago, pero esta vez no es para vender nuestras propias motos, sino para vender algo más sutil. No es que lo que vaya a decir queramos decir sea falso, sino que para explicarlo hacen falta unas cuantas páginas, y como todos sabemos, en Internet nadie lee.

Cuando escribir

Hace ya un tiempo que no escribo nada. Tengo varias excusas, no en vano me compré el fantástico libro-guía de 1.001 excusas para hacer el vago, pero creo que la más importante de todas es que no encuentro el momento de tranquilidad para hacerlo.

Por ejemplo, desde la última vez que me comprometí a escribir han pasado bastantes días y ni rastro de mi mismo. A lo sumo algún enlace que otro para que luego, cuando tenga tiempo, lo revise.

Ese cursor maldito

Una de las putadas más grandes de la informática en lo relativo a escribir es el cursor. Yo no se como debería de ser el bloque del escritor antes de estos cachivaches, pero seguro que no tendría un cursor parpadeando en el Open Office. Parece que el desgraciado se esté riendo de ti, como vacilándote con su parpadeo. Es como si te estuviera retando a escribir algo más interesante a esa pantalla en blanco y como si supiera que en esos momentos no eres capaz.

Dios mio, pero que es esto

Como ya han dicho otros, a veces no tienes muchas ganas de escribir o directamente no tienes nada emocionante que compartir. A mi mismo me ha pasado más de una vez y la solución que hay es siempre la misma:

ESCRIBE

Tarde o temprano empezará a salir algo que valga la pena, quizás no tanto para los demás, sino como para ti mismo.

Dios da pan a quien no tiene dientes

Si, soy un desdentado. El primer paso para la curación es la aceptación. No tengo dientes y no puedo mascar, lo más es tomarme una sopa pero sin tropezones ni nada. Ya puedo empezar a olvidarme de ese entrecot al punto, son su salsa roquefort. El sabor del pan recien hecho, o el delicioso recorrido que te da el salmón en el paladar. No puedo comer, es un hecho, y he de aprender a vivir a base de sopas y batidos.