Usted está aquí

Ignorancia

El preciado tesoro de la ignorancia

El preciado tesoro de la ignorancia

Cada vez tengo más claro que con Descartes metimos la pata hasta el corvejón. No dudo que su planteamiento de cogito ergo sum suena muy tentador y ofrecía una explicación muy atractiva sobre el ser humano pero esto nos ha llevado a creer a pies juntillas que el conocimiento se adquiere única y exclusivamente a través de lo que podemos ver, o siendo precisos, experimentar y validar.

La ignorancia es muy atrevida

Dicen que la ignorancia es muy atrevida, que cuando la gente no tiene ni idea tiende a decir barbaridades a diestro y siniestro. Pues bien, creo que soy un ignorante de tres pares de narices, porque hoy me he levantado haciendo uso de este principio y repasando mentalmente la lista de desastres que nos rodea, y a riesgo de ser más ignorante todavía, veía soluciones sencillas a todos los problemas.