Usted está aquí

Problemas

Tener muchos problemas no es el problema

Tener muchos problemas no es el problema

Estamos en un momento espacialmente interesante, si con interesante queremos decir con esa época en la que la indignación corre por sus anchas y la gente está a dos telediarios de hacer de su capa un sayo, que salga el Sol por Antequera, que cada palo aguante su vela, y por supuesto, que a todo cerdo le llega su San Martín.

Más soluciones que problemas

En esto de la tecnología suele ocurrir que damos antes con las soluciones que con los problemas. Esto, a priori, no debería ser nada negativo pero ocurre que muchas veces nos equivocamos al relacionar la solución con el problema intentamos forzar que la gente use nuestra solución mágica cuando en realidad esa solución no resuelve nada más que nuestras propias fantasías.

Dios, porque nos liamos de esta manera

Llegó el día: Sábado. Había quedado con Camel a las 10 de la mañana para empezar el fregao. Este señor, por llamarlo de alguna manera, es un señor de los pies a la cabeza y que afirma sin rubor que lo importante no es llegar primero sino saber llegar. Es por eso que a las 10 me llamó desde su casa diciendo que ahora llegaba, y llegando, llegando, apareció sobre las 11. Una hora menos para cocinar, así mola, cocinando con presión.

Los problemas de Fedora

Si, bueno, ya tenemos la versión final de Fedora Core 3, y debería estar contento y esas cosas. Pero hay un par de sombras que bajo mi punto de vista, oscuren el futuro de esta fantástica distribución:

  1.  Problemas de repositorio
  2. Apt, Yum y la madre que los parió
  3. Problemas legales con mp3 y demás
  4. Fallos en el desarrollo de la última versión
  5. Política poco clara de Red Hat sobre Fedora
  6. Poco peso de los usuarios sobre la distribución.

Problemas con los repositorios