Usted está aquí

El Sistema Operativo de la sociedad

Como decía, y sigue diciendo, un conocido: lo importante son las bases. Supongo que sois consciente que no se refería al baloncesto sino a los principios que regulan cualquier estructura. Tenemos bases y normas en todo nuestro alrededor, desde las leyes que rigen el comportamiento del mundo subatómico, la teoría de la relatividad, la química, la biología, la psicología, la sociología, y cada una de ellas abarca un área específica. El sueño erótico de muchas personas, explicar una capa superior con la teoría de una capa inferior es algo prácticamente imposible, explicar porque los seres humanos persisten en el error de comer guisantes mediante el principio de incertidumbre tiene un costo demasiado alto y es más fácil usar la psicología o la sociología para intentar comprender esos motivos, que a pesar de ser macabros, existen.

Estas bases, este sistema operativo que regula cada sección de nuestra realidad, también tiene su extrapolación en las creaciones humanas como pueden ser, obviamente, los ordenadores, las estructuras empresariales, etc… La diferencia sustancial es que las que vienen dadas por la naturaleza no podemos cambiarlas, hay constantes que si las cambiamos probablemente destruiríamos el universo tal y como lo conocemos, pero dónde si podemos cambiarlas es en las estructuras sociales, y de hecho gran parte de las revoluciones vienen por cambios fundamentales en estas estructuras.

Estos cambios se pueden producir por dos vías, con un upgrade, dónde miras lo que tienes y aplicas ciertos parches para mejorar el funcionamiento, o la segunda opción es borrar lo que tienes -a veces sin hacer un backup- e instalar un nuevo sistema con la esperanza de que nos de más funcionalidades

Uno de los sistemas operativos que más me está llamando la atención es el del sistema legal, algo que nos regula a todos, nos obliga a todos, nos da derechos y además, la capacidad de sancionarnos independientemente de que no tengamos ni la más remota idea de normativa.

Como soy uno de los que viene del mundo de la tecnología he visto evolucionar el mundo IT, desde aquella época en la que los hombres programaban sus propios drivers hasta la actualidad dónde solamente hay que pulsar next y aceptar para tenerlo todo configurado. Acepto que nunca estará optimizado al cien por cien, pero funciona, no hay que recompilar el código, y lo más interesante, ha reducido la demanda de cierto tipo de profesionales. En estas fechas, o se han reciclado a áreas con un nivel mayor de conocimiento o están en el paro.

Otro punto relevante, y aquí es donde meto la pierna como marketiniano que soy, es la presión que ha sufrido el mundo del desarrollo para hacer las cosas usables. Con esta idea en mente, los tecnología es cada día más fácil y más sencilla de utilizar por una gran mayoría de usuarios sin que por ello tengan que sacarse un título de ingeniería o de programación. Ahora cualquier persona es capaz de usar un smartphone y en cuatro días ser capaz de sacarle partido.

Si comparamos el mundo de la tecnología con el mundo legal hay para alquilar sillas1, la ley es compleja, obtusa, no es fácil de comprender, y carece de cualquier atisbo de usabilidad y de standards. Cada espacio con acceso a un BOE tiene el gatillo fácil y legisla como si le fuera la vida en ello, con el resultado de cada vez más normativas, más legislación, y lo que es más alucinante, incompatible entre ellas.

Cuando nos podemos a mirar la usabilidad de todo este entramado legal, es para arrancarse los ojos, no hay ser humano que sea capaz de procesarlo, y sino me creéis y miraros un T&C 2de cualquier web y a ver si alguien tiene narices de explicarme que pone y a que te estás comprometiendo.

Soy consciente que no hay solución fácil, pero seamos consecuentes y si todos hemos de cumplir la ley debería de ser como mínimo, entendible y accesible. Ahora mismo es un galimatías que sólo los profesionales con años de experiencia son capaces de entender de que va todo el tema. Las personas normales estamos atrapado por un sistema que hemos diseñado para nosotros, pero que no podemos entender y que encima nos obliga a cumplirlo.

Ciertamente esto no tiene mucho sentido, y aunque el camino para reconvertir todo un cuerpo legal en algo medianamente comprensible va a costar, pero no por difícil se ha de dejar de intentar. También costó mucho pasar de programar en tarjetas perforadas a usar plataforma como Wordpress, Blogger o Salesforce, pero se ha conseguido. Así que el mundo legal debería, aunque sea por respeto al resto de mortales, hacer el mismo esfuerzo que la gente de IT, acercar el mundo legal haciéndolo más comprensible, más sencillo y sobretodo, más usable.

El riesgo de no hacer este esfuerzo es que quizás, el próximo parche no funcione y nos toque hacer una reinstalación del sistema, y todos sabemos que uno no sabe que información se puede perder cuando formateamos.

Película3


  1. Expresión catalana que viene a decir que es un espectáculo, en este caso vergonzoso. 

  2. Términos y condiciones que aceptas cuando firmas un contrato o un alta en una web. 

  3. Le procès 

Su voto: Ninguno (3 votos)
Lecturas: 706
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.