Usted está aquí

Abre la nevera

Ayer, en una de esas charlas agradables de verano en la terraza, salió el tema de la cocina y la gastronomía, como no. El caso es que los que estábamos todos cocinamos bastante bien, pero un sector no sabía improvisar delante de la prueba definitiva de:Abre la nevera y haz algo. Por alguna extraña razón hay gente que le cuesta mucho improvisar una receta o adaptarse a los ingredientes que tienes. Yo no soy de esos, de hecho creo que he seguido muy pocas recetas en mi vida. Creo firmemente que repetir algo que ya sabemos que sale bien sólo tiene sentido la primera vez que lo haces, pero luego has de ser capaz de variar y de ir haciendo sin mirar.

Esta forma de cocinar que tengo no siempre ha sido tan radical, antes si que necesitaba cierto seguridad de tener una base de ingredientes, pero ahora ya no soy tan dependiente. Cierto que me gusta tener una despensa más o menos abastecida pero si hace ya tiempo me quedaba más parado si me faltaba algo, ahora creo que soy capaz de solventarlo sin mayores problemas.

La experiencia y el atreverse a hacerlo que son la base de esto. Si sabes como es un producto, que distintos tipos de sabores puedes extraer, que cocciones soporta y cual es la óptima, al final suele salir algo presentable. Por otra parte, el conocimiento de técnicas de cocina siempre ayuda a sortear situaciones complicadas.

El caso, es que siempre intento tener en la nevera una serie de ingredientes base que luego te permite salir de cualquier apuro:

  • Ajo
  • Cebolla
  • Tomate
  • Harina
  • Especias varias (y aquí incluyo la sal y el azúcar)
  • Aceite
  • Huevos

Con esta base,puedes hacer casi cualquier cosa con lo que te encuentres al abrir la nevera. A partir de aquí, toca el conocer las técnicas para poder procesar adecuadamente lo que tengas en la nevera. Las técnicas más usuales que salen por mi cocina son:

  • Freir
  • Sofreir
  • Hervir
  • Asar
  • Hornear
  • Amasar

Hay unas cuantas más, y también importante, procesos varios que te permiten dar ciertos toques a los alimentos. Y si empezamos a meternos en temas de sofisticación puedes hacer maravillas.

El caso es que con esto es más que factible que uno pueda cocinar sin mayores problemas todos los días aportando un poco de variedad, porque una cosa es tirarse al monte un domingo para impresionar y otra muy distinta es cocinar cada día. Cuanto más se (y más me doy cuenta que no se nada) más respeto me produce la gente que cocina cada día para su familia. Es complicado mantener un menú equilibrado, divertido y que encima no sea una carga para el que lo ejecuta que habría que hacer un monumento a todas esas amas de casa/amos de casa.

Y como resumen, una anécdota que demuestra que a veces de cosas raras siempre sale algo decente. Hace ya bastantes años, una banda de impresentables fuimos a gorrearle piso a un amigo con la excusa de hacerle compañía (el interfecto era mosso d'escuadra y estaba destinado en Girona). Uno de los días no teníamos nada para comer, solo pasta y unas cebollas. Nadie sabía que hacer para cenar y estábamos a punto de irnos a comer un bocata cuando las miradas se posaron en Camel y en mi, como diciendo este prueba está diseñada para vosotros. Eramos ocho personas, dos cebollas, pan seco y una bolsa de pasta de 500gr. Al final lo conseguimos, cenamos todo una sopa bastante sabrosilla a base de freir las cebollas, colocar agua, la pasta y luego el pan seco. Sencillo, pero apañao.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 173
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.