Usted está aquí

Desde el infierno

El 14

Película, Cine, Crítica

Jueves, 7 Marzo 2002

Uno a veces se pregunta donde se inspira la gente para ponerle títulos a las películas, que si Sonrisas y lágrimas, que si La delgada línea roja, y un largo etcétera. En la película de los hermanos Hughes, creo que le han puesto el título desde el punto de vista del espectador que ve esta película, que sin duda alguna creerá sentirse en el infierno gracias a su elaborada técnica de usar guiones flojos, montajes sin ritmo y planificación sin sentido.

En esta ocasión, el mundo de la fanfarria y el celuloide nos quiere recuperar a una vieja leyenda de la sociedad inglesa, nuestro amigo Jack. No el Jack que cada navidad busca una mujer que va en moto vestida de cuero rojo, y que a la primera de cambio nos ofrece una versión demo de su inversión en Silicon Valley. En esta ocasión, este Jack no tiene seguidoras en moto, este Jack, nuestro Jack, es el comúnmente llamado, el destripador.

Hasta este punto, no hay nada que objetar, como se ve que se ha puesto de moda hacer películas de personajes famosos de la historia, como muy bien dijo nuestra colaboradora Poe. Lo intrigante es saber porque se han basado en la hipótesis de la conspiración masónica, que es de las menos creíble de todas. Bien podría ser porque querían adaptar el comic-book de Alan Moore, o bien porque no se han documentado y era más fácil comprar algo que ya estuviera hecho que crearlo ellos mismos. En cualquiera de los dos casos, el resultado nos ha dado un guión que aparte de tener folios y letras impresas, no presenta mayor emotividad al asunto. En descargo del equipo de guionistas, tenemos que alegar que la banda de adaptadores tiene en su haber éxitos público la crítica se fue a la mitad de las películas y no opinó- como Límite Vertical y Payback, dos tremendas realizaciones de la productora Pop Corn asociates.

Los guionistas-adaptadores, han intentado colarnos una versión poco creíble de la identidad de Jack, pero seguro que en alguna de estas reuniones de producción alguien habrá soltado la parida mental de podríamos colocar un par de subtramas para darle mayor interés a la historia. Y estos insulsos, las pusieron como si colgaran cuadros a base de post-it. Las subtramas no aportan mucha información al tema, y tampoco hacen que el interés aumente sustancialmente. Hay escenas que no tienen ningún tipo de intensidad y personajes que son más un bulto sospechoso que unos actores que interpretan un papel.

Los actores, poco puedo decir de ellos, salvo que el sr Depp siempre me suena igual, siempre le veo haciendo el mismo papel, por lo cual uno puede asumir que se lo sabe de memoria y obviamente, le sale bien la interpretación de persona amargada y torturada por su pasado. La señorita Heather, sale maja en la película, de hecho es la única actriz de todas las que interpretan a la banda de prostitutas que tiene los dientes limpios, así como la piel blanca y reluciente esto de ser actriz de primera fila tiene que tener su peso, digo yo-. Del resto del reparto, representan correctamente su función, aunque gracias al guión, uno ya no sabe exactamente cual es su función.

Sobre los directores, que podemos decir.... que la familia que rueda unida permanece unida. Creo que la película es de una factura bastante mediocre y que no sabe sacar toda la tensión y rescatar del acervo popular la imagen y la tensión que puede provocar la mera mención de el destripador. Las imágenes se van sucediendo sin un porqué ni una premeditación intencional, son más un devenir que un intento de forjar una situación.

En resumidas cuentas, casi me duermo en el cine. No creo que eso diga mucho de una película, a no ser que tu objetivo sea el dormir. Pero seamos serios, para eso no pagas los casi 6 euros que te cuesta la entrada y te quedas en casita.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 130
Lecturas hoy: 1

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.