Usted está aquí

El poder de la palabra

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Palabra, Poder

Viernes 18/05/12

Ayer estaba leyendo el post de Xurri sobre el efecto Pigmalión y he estado toda la mañana dándole vueltas al tema en background, pero a la hora de la verdad, he cambiado de parecer y voy a posponerlo para otro día y voy a centrarme en algo más básico del efecto Pigmalión, la palabra.

Si algo caracteriza a la especie humana es que tenemos el don de la palabra. Esto viene a ser muy útil para almacenar conocimiento que luego puede ser ampliado por los humanos que vendrán después y con esta técnica, crear un corpus teórico sobre las cosas que nos permiten tener coches, luz, internet, botellas de plástico, aviones, etc…

Pero más allá de este aspecto práctico, hay algo que me fascina de las palabras: el poder que tiene. Depende que sustantivos, verbos y adjetivos escojamos en una frase, podemos llevar a la gente a metas que jamás habían soñado antes o hundirlos directamente en la miseria. Si estas palabras son escogidas adecuadamente y toda la comunicación no verbal se alinea adecuadamente, tenemos en nuestras manos un instrumento poderoso para alcanzar cualquier meta y llevar a cualquier persona, grupo, empresa, partido o país a dónde queramos.

Por lo que si queréis que vuestra empresa se levante del suelo, ya podéis a empezar a cuidar la comunicación de los top managers y managers y enseñarles a hablar en público. La diferencia puede ser tan simple como hundirse lentamente en el hielo y perecer o encontrar mares más propicios para los tiempos que corren.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 198
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.