Usted está aquí

El vampiro tímido

El 14

Semana Santa, Reflexiones

Martes, 18 Marzo 2008

Asumámoslo, estamos en Semana Santa y la gente que no se va por ahí de vacaciones tiene que soportar una programación televisiva de pena. Navegando por los canales de televisión, más de 25 (siii, tengo TDT), se llega irremediablemente a la conclusión que los que programan las parrillas no están por la labor de darnos nuestra dosis de aborregamiento diario.

Y en estas que estaba yo dándole al channel changer cuando me ha dado un flashback de esos raros. Era cuando compartía piso con un indeseable y veníamos todo ufanos del videoclub. Habíamos alquilado una película de terror, concretamente de vampiros, y tenía toda la pinta de ser una muy buena película. Por la carátula no parecía de esas de sangre y de simples sustos, sino algo más profundo y terrorífico.

Durante la película se escucharon quejas y comentarios de lo más despectivo respecto el protagonista, el vampiro. El desgraciado era un vampiro que era tímido y supongo que más cosas, pero lo único que recuerdo era su dificultad para relacionarse y los problemas psicológicos que le acarreaba. Tanto era el desprecio que al final, al actor lo acabamos llamando el Vampiro tímido y nos conjuramos en nunca más volver a alquilar ni ver ninguna película que apareciera este individuo como protagonista o secundario.

Y esta es la pequeña reflexión, nos vende películas que luego son un absoluto desastre, nos insisten en que la TDT será la panacea de una programación de calidad y así con todo. Al final, siempre acaba uno con cara de tonto justo después de comprobar que calidad del producto que hemos comprado es siempre sensiblemente inferior al producto que nos habían vendido.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 199
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.