Usted está aquí

Fiona acábate el yogur

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Petisos, Historias

Sábado 20/12/14

Y estas son las historias que me cuentan mis hijos mientras intento convencerles que se acaben la cena

Había una vez un niño que se llamaba Menos y otro que se llamaba Más, que vinieron a la casa de los Taitans. Uno se llamaba chico Bestia, Estarfayer, Reiven, Robin, Saibor y comieron pizza con Más y Menos.

Y Más y Menos cocinaron tamales. Robin ordenó al Menos que se fuera porque su hermano estaba en el hospital pero era un mentira, estaba con el Robin. Practico el Más, se disfrazó de Superman, no quería el Robin. Se disfrazó de Capitán América. Se disfrazó de Robin y si quería. Y cuando cuando practicaron se olvidaba algo el Más, ponerse el pelo de Robin y chico bestia. Y Starfayer y Saivor y Reiven, jugaron a un videojuego que más y menos le enseño a jugar juntos.

FIN

Un día un niño llamado Cacacorro se hizo caca y entonces su abuela cuando apareció le tiró cacas en la boca. La abuela tuvo vomitazos encima del vecino de abajo y cantaron esta canción: caca culo pedo pis pis pis. Y entonces de hacer la canción, después se fue a la casa de la caca y entonces y entonces.

Caquita dijo: pero no es buena idea. Porque si lo hacemos ya sabes que pasa.

- Vale no lo haré

- De acuerdo.

- Pedito pedo pedon perdon pedin. Ya sabes que si te haces caca vomitas

- Vale, me iré a casa a vomitar, pero nada más un momento. Ya he vuelto.

- Vale ahora hemos de ser muy silenciosos y llegaron a casa.

FIN

Había una vez la Erika, el Manu y la Fiona que nos fuimos a una casa del terror. Nos encontramos señores muertos, momias, el suelo es de color gris. Está un poco oscuro pero tenemos antorchas. También hemos visto fantasmas que están colgados, murciélagos de verdad y tres vampiros. Los vampiros son grises, la sangre la llevan roja y su capa es roja.

Nos sentamos en una mesa que tenía telas de araña y salían arañas, y conocimos al Juan Pepe y al Uan Alanser. La Fiona se tiró un pedo grandísimo, grandísimo y grandísimo.

A la Fiona le gustaba el olor de pedo y a Manu también y a la Erika también, pero este olía fatal. Y Juan Pepe y Uan Alanser nos dijeron Pepe, Pepe, Pepe, Pepe y Pepe.

Y cuando dijo Pepe el Uan Alanser la Erika dijo: aaaaaaaaaaaah, no me gusta que me llaméis Pepe. Y se encontraron con un fantasma de verdad, que se llamaba Juan Alanser Pepe.

Soy Juan Alanser Pepe, yo soy el Juan Alanser Pepe. Me gusta mucho hacer bromas porque son muy divertidas, me encantan más que bromitas pepes. Esta es la canción que canto en casa, aaa, aaaa, en casa.

La historia larguísima, por Fiona.

Era un día terrorífico que Manu, Fiona y Erika fueron a visitar la casa del terror. Y entonces se encontraron con un Drácula que era un vampiro drácula, un fantasma y mil murciélagos.

Todo estaba oscuro y telas de araña por todas partes, y sangre de muertos y Erika dijo: auuu, me he pinchado con algo. Pero no era nada simple, era un pincho de dinosaurio. Tenían miedo de los dinosaurios, menos el Manu que era muy valiente y fuerte y le golpeteó: pum pum pum pum.

Ya está, ya nos podemos ir a otro sitio de la casa del terror. Fueron a la sala del comedor y vieron todo de cortinas y telas de araña. Y Manu se chocó con la pared y Fiona contestó: ¿estás bien? Y Manu dijo: si.

Venga, vámonos de esta casa ya y se encontraron con Güan Alanser. Y se fueron a vivir con Güan Alanser. Se acabó la historia.

FIN

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 291
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.