Usted está aquí

Ignorancia y soberbia

El 14

Ignorancia, Soberbia

Miércoles, 28 Junio 2006

Una de las cosas que cada vez me pone más nervioso es la ignorancia y soberbia, sobretodo cuando ambas vienen juntas. Debe ser innumerable el listado de tonterías, estupideces y barbaridades que ocurren cuando estas dos condiciones se dan en una misma persona.

Es innegable que una persona no puede saberlo todo, pero ser consciente de que no lo sabe todo es un paso muy importante que uno ha de dar antes de lanzarse a hacer cierto tipo de afirmaciones. Esto de esquematizar, etiquetar y clasificar las cosas sin tener el mayor interés en saber porque las cosas se etiquetan y clasifican así, sin tener el mínimo interés en rascar la superficie y descubrir la verdad por uno mismo es algo que poco a poco nos lleva todo a una plácida idocia controlada. Y digo controlada porque estamos marcados para aprender y descubrir, y bien lo hacemos por nosotros mismos, o otro nos lo hará por nosotros y cambiará la información que realmente es interesante por información banal y que sólo tiene como funcionalidad el apagar lo maś posible esa chispa que nos puede convertir en agentes perturbadores de la sociedad al preguntarnos ¿Porque?

Del mismo modo, por muy bueno y muy inteligente que se crea uno siempre habrá algún tema en el que uno se equivoque, por lo que la humildad es fundamental. Es fundamental para poder escuchar la opinión de terceras personas y someterlas a un proceso analítico para extraer toda la información importante, que quizás sirvan para reforzar las propias creencias de cada uno o quizás, y aquí lo maravilloso de escuchar a la gente, puede que te cambie completamente la visión sobre un tema.

Todo esto viene porque hace poco fuí a una reunión de la Asociación de vecinos con áticos y terrazas y me indigne tanto y con tanta gente que casi no cabía en mi la sensación de desazón, abandono y pre-depresión. Los primeros en recibir mi particular ristra de insultos fueron los miembros del tripartito de Barcelona, segundos en mi lista eran los medios de comunicación y por último, la gente de Barcelona.

Mi lista de acusaciones respecto al primer imputado son claras, y a la vez dolorosas para mí porque yo voté a los de IU en conciencia, ergo que comparé programas y el suyo era el mejor. Pues parece ser que todo lo que decía su programa electoral es falso, bueno todo no, hay un 1% que dice que no la moverán de la silla ni con napalm, que si se cumple. Estos tipos, porque dudo que tengan ya categoría de persona, tienen una visión muy andaluza de principios de siglo sobre lo que es un ayuntamiento. Lo ven como su pequeño cortijo y las elecciones son un molesto trámite que han de hacer cada cuatro años para que la gente tenga la ilusión de que puedan escoger. Solo así puedo explicar la cerrazón a reunirse con una asociación de vecinos (si, esos tontos que cada cuatro años les toca votar). No solo no se reunen con nosotros, sino que cuando intentas ir a cada partido por separado a uno le entra complejo de apestado ya que nos dan largas y más largas y más largas. Lo que es al final desmoralizador es cuando consigues una entrevista con algún político que se sale del ámbito del ayuntamiento, todos nos dan la razón el problema es que cuando le dices: por favor, ayúdanos a conseguir una reunión, se sacan la versión bolsillo del libro más vendido entre políticos Como quedar bien y sacarte al pesado del ciudadano de encima. Resultado, no tenemos ningún texto firmado por nadie que tenga mando en plaza, sólo buenas palabras y ya se sabe, donde dije Diego digo donde. Y si con esto no está uno lo suficientemente deprimido, cuando llegas a hablar con un funcionario con mando, uno de esos que mandan mucho y tienen un sueldo asegurado para toda su vida (gracias al ciudadanito de a pié), ves que te están llamando a la cara especulador, pesetero y que sólo buscamos sacar dinero. En este punto uno desea de veras tener un guante a mano para darle dos bofetadas bien dadas, al estilo clásico de reto por deshonor. Al menos nos queda el consuelo de que los partidos en la oposición nos dan la razón, pero claro, que van a decir estos. No es por no creerles, pero uno ya está muy escamado y como no nos lo den por escrito y firmado yo no me lo acabo de creer.

Sobre los periodistas, ya esboce unas ideas sobre lo que pienso de ellos. Son unas putas, como todos nosotros. Venden su trabajo al mejor postor. La diferencia es que yo no conozco a ningún tornero-fresador que vaya clamando por ahí que el es independiente y veraz y bla, bla, bla... Y si el director manda ellos obeceden, fin de la historia, fin del romanticismo del periodista de guerra. Esto es un negocio y todos tenemos hipotecas, así que ahorraros los planfetos para intentar justificaros. Sois igual que nosotros, unas putas que trabajáis por dinero. No os preocupéis, no pasa nada, el resto de mortales también tienen hipotecas que pagar. Esto viene porque en COM Ràdio vino uno de los responsables de urbanismo de Barcelona al programa de la Glòria Serra. Pedimos participar en el debate, ya que veíamos que este funcionario (que es lo que es) nos pondría a caldo, y por lo visto no nos hicieron ningún caso. Evidentemente uno rasca un poco y ve que esta emisora pertenece a la Diputació de Barcelona. Todo queda claramente explicado. Y no hay que comentar que esto ocurre con casi todos los medios, cada uno barre para su casa, y en esta casa nuestra, todos barren para el mismo sitio.

Y por último los ciudadanos, y por extensión yo mismo. Se ve que Barcelona es socialista de toda la vida, y yo diría que Barcelona va camino de ser estúpida de toda la vida. Si la gente vota un partido u otro por convicción de "superioridad moral" no vamos a conseguir evolucionar a ningún sitio. Yo estoy hasta las narices de ver gente que siempre vota lo mismo y es incapaz de variar el voto aunque objetivamente un programa sea mejor que otro, o simplemente, el partido al que votó lo ha hecho tan mal que se merece ir cuatro años al banquillo. Siempre se alegan argumentos de lo más peregrino: es que yo soy incapaz de votar a la izquierda, o yo soy incapaz de votar a un dirigente que lleve gafas. Idiotas, somos unos idiotas de libro. Sino rompemos estas tonterías siempre estaréis presos de un partido que hará lo que quiera con vosotros. Leer los programas y votar el mejor. Recordar que lo único que le puedes exigir que cumpla a un partido político es el programa electoral, el resto son palabras que se lleva el viento.

Dios, que indignado estoy... Salinas cuentameeeeee

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 147
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.