Usted está aquí

La importancia de ser famoso

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Fama, Exposición, Marca

Miércoles 22/05/13

Ser famoso tiene sus inconvenientes, no se cuales porque no lo soy, pero lo que está indudablemente claro es que tiene algunas ventajas: te invitan a comer, te piden autógrafos y te relacionan con especímenes de la raza humana que parece sacados más del photoshop que de la vida real. Otra de las ventajas, es que sea cual sea tu profesión, trabajo o cualquiera que sea la forma con la cual te has ganado la fama, la gente te escucha. Es indistinto si eres actor y te dedicas a postular sobre física cuántica, la gente abre sus orejas y gargantas y se suele tragar todo lo que dicen, y los medios de comunicación, como es famoso, lo colocan en la primera página de cualquier noticia.

Estos sucesos, a parte de ser un crimen, son un castigo. El post de hoy viene gracias a el señor de las gafas oscuras que ponía a caer de un burro a los concursantes de un programa de cantantes. Lo gracioso del tema, es que más allá de que a veces pudiera tener razón, con su manera de exponer sus postulados consiguió colarse en ese reducido grupo de los llamados famosos. Sin esta participación televisiva sería uno más en el mundo, otro profesional más o menos bien remunerado, pero que sus paridas mentales quedarían reducidas al ámbito de amigos, conocidos y saludados.

Pero resulta que es famoso, y de la misma manera que Willy Toledo es un fantástico actor pero se dedica a zamparse bocadillos de ácido lisérgico cuando habla de cuba, este buen personaje nos descubre la sopa de ajo y todos aplaudimos con las orejas. Quizás sea la envidia que me corroe por dentro, que para eso es uno de las virtudes de la madre patria, pero esto mismo lo vengo diciendo yo mismo y otros tantos desde hace bastante tiempo y nadie parece hacernos caso, obviamente yo soy famoso en mi casa a la hora de cenar, más allá de eso no dejo de ser un absoluto don nadie.

¿Que puede implicar que sólo los famosos puedan llegar a la mayoría de población?, no lo se pero realmente me asusta. Quizás nos encontremos con famosos que realmente acierten a la hora de hablar sobre temas que no tiene ni idea, más allá de lo que han aprendido en una charla de café con cuatro amigos, pero otras veces podrán estar tan equivocados que con sus afirmaciones creen estados de opinión que no tienen relación en absoluto con la realidad.

Quizás sería ideal que nos aplicáramos el refrán de zapatero a tus zapatos, y que los pintores opinen de pintura, y los actores de cine, y los directivos de las empresas, y los políticos de la política, pero esto iría en contra de lo que yo creo, que todos tenemos derecho a decir todas las tonterías que nos apetezca, independientemente de si tenemos o no razón, o si somos expertos o simplemente pasábamos por ahí y soltamos la primera parida que se nos ocurre. Supongo que el filtro no lo ha de hacer la gente, sea famosa o no, sino la prensa. Ha de seleccionar a quién le da la primera página de la revista y por mucho que no se ganen lectores al colocar la opinión de un sesudo analista de la Universidad de Mérida, es preferible a la del famoso de turno.

Pero bueno, como yo no soy famoso, da lo mismo lo que piense al respecto, porque nadie me va a hacer caso. Por cierto, la foto del perro de peluche es porque vengo de una reunión de estas importantes, y en vez de sacar el iPad me ha salido el condenado animalico… no queráis saber que caras han puesto.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 389
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.