Usted está aquí

La mujer del César

La mujer del César

César, Justicia, Ética, Imagen

Martes, 21 Febrero 2017

Ya sabéis lo que dicen, la mujer del César no solo ha de ser honesta sino además, parecerlo. Siguiendo este principio y haciendo uso de este espacio que me pago de mi bolsillo, he visto como una sospecha que ya intuía media España se ha cumplido, la infanta no solo es imbécil sino que ahora lo justicia lo confirma. La pobre estaba tan enamorada que no es responsable de nada, a diferencia de cientos de personas que a pesar de estar tan o más enamoradas, al poner su firma en un documento se comen con patatas las consecuencias de infringir la ley.

Evidentemente no soy jurista y quizás mee fuera de tiesto, pero soy un contribuyente al que el estado de aprieta las tuercas en modo sádico sin fronteras y esta sentencia deja mucho que desear, no se si a nivel legal pero si a nivel de comunicación.

La verdad es que el sistema legal está diseñado con las ingles, no hay nadie que sea capaz de entenderlo y los pocos que lo consiguen son normalmente abogados que se han comido una carrera, un examen para poder ejercer y unos cuantos años de experiencia. Pero el resto de mortales nos hemos de comer con patatas lo de la justicia es para todos, que dura lex sed lex y que el desconocimiento de la misma no te absuelve de cumplir con ella.

Si este principio legal lo pasaremos al resto de ámbitos, como puede ser la tecnología, a día de hoy no tendríamos ordenadores personales, ni comercio electrónico y Amazon no pasaría de ser una tienda de barrio. Pero como los ingenieros son buenas personas, han adaptado lo que ante sera para geeks para que una mayoría de la población pueda navegar, tener correo electrónico y multitud de herramientas que usamos ahora sin pensarnos lo complejo que es que las disfrutemos.

Pero el mundo legal no funciona así, se legisla para no entender nada, para que todo sea interpretable, con un lenguaje que no lo descifra ni Alan Turing. Aunque como somos buenas personas nos callamos, intentamos comportarnos acorde a nuestros valores y ética esperando que encaje con el entramado legal que nos entierra bajo leyes y más leyes, y aplicamos la filosofía de vive y deja vivir

Claro que todo esto se para de golpe cuando te das de golpe con la realidad de que a priori, no todos somos iguales ante la ley, hay apellidos intocables sobre los que nunca va a caer el peso de la justicia, se llaman Pujol, se llaman Borbón y más apellidos que ahora mismo no recuerdo pero que pueden hacer de su capa un sayo y nadie les puede toser. Quizás porque el fiscal hace de defensor en una clara esquizofrenia de papeles, bueno porque el tribunal supremo de turno se inventa un argumento que parecería ciencia ficción incluso en el país de las gominas o directamente se cascan un defecto de forma y aquí paz, después gloria, todos a la calle y a el resto de mortales a pringar como esclavos de un sistema que mantenemos con nuestro sudor.

Luego la gente se escandaliza cuando salen personajes como Trump y derivados, sean versión de izquierdas o de derechas, la gente está hasta las narices y puestos a pasarlas putas, están por la labor de destruir el sistema y afeitar a más de uno a la altura de la yugular porque cuando ya no puedes perder nada más no tienes miedo a perder.

No se con que cara van a juzgar ahora otros casos similares, o como justifican cierta discrepancia de sentencias que existen sobre casos parecidos. Supongo que aplicarán el leguelés para justificarse sin ser conscientes que esto solo va a dar combustible a la gente que quería vivir su vida tranquila pero ahora, ahogados por los amiguitos, los robos, los rescates, ya le da igual un so que un arre y quiere sangre, quizás metafóricamente o quizás literalmente, pero está cansado de ser el único que se comporta, el único que paga la fiesta y el único que sufre cada fin de mes viendo como una banda de delincuentes sigue viviendo la vida alegre sin que nadie sea capaz de poner orden… quizás porque los que han de repartir justicia también participan de este festín.

Película[1]




[1] The Queen

Sin votos (todavía)
Lecturas: 343
Lecturas hoy: 1

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar