Usted está aquí

Me cago en el sol

El 14

Sol, Molestias, Rutinas

Miércoles, 12 Marzo 2014

Tenía la costumbre hasta antes de empezar el invierno, de irme a tomar un café en una terracita y escribir mi tontería personal justo antes de ir a buscar a los enanos. Era un momento tranquilo en el que podía desconectar mentalmente y soltar las paridas que me van corriendo por el subconsciente desordenando las ideas.

Desde entonces llevo esperando a que vuelva el solecito para retomar esta sana costumbre, pero no hay manera de hacerlo. Esta mañana hacía un sol bien majo, y justo ahora que estoy haciendo el café, se ha nublado y hace un viento que te hiela hasta las lentillas. Veo a los gatos con bufanda y papeles ir de un lado a otro de la calle como gallinas decapitadas, sin orden ni concierto de esquina a escena buscando algún lugar donde parar quieto. Esto es intolerable, así no hay quién escriba, sobretodo cuando los papeles les da un ramalazo ovejero, se apiñan todos juntos y como si fueran un vulgar buitre carroñero se lanzan sobre el portátil. Vale que tiene casi dos años, pero todavía tiene vida útil, y sino la tiene, más le vale durar que no tengo yo la economía para muchos dispendios.

Yo entiendo que la meteorología se basa en ecuaciones no lineales, una forma científica de decir que hace lo que le sale de las ingles, pero podría darnos unos parámetros sobre los que trabajar. No es plan salir de casa con sol y que a la media hora llueva, o que haga frío y luego salga un sol sofocante y tengas que quitarte todas las capas de ropa para no cocerte a la papillote. Un poco de respeto por la raza humana, que no llevamos abrigos de piel para protegernos y no nos olisqueamos los culos unos a otros. Se supone que estamos en la cúspide de la pirámide evolutiva y merecemos un respeto.

Con este frío, me están dando unos escalofríos en las lumbares que no se si es que me estoy electrocutando o que el viento le ha dado por darme masajes a mala leche en salva sea la parte. Así no se puede concentrar uno como mandan los cánones y no puedo dejar que las ideas locas que se me van pegando a lo largo del día salgan fuera y dejen de fastidiarme el pensamiento racional. Tu estás escuchando la radio y lees alguna noticia estilo las plantas sufren en silencio y lo mejor para tratarlas es untarlas de hemoal. Claro, uno no puede evitar imaginarse plantas con forma de culo, y a partir de ese momento, la psicodélia invade mi mente y las risas tontas que me entran al imaginar a las abejas polinizando la planta. Es más, me la veo con música de Barbara Streisand o Camilo sesto, una bola disco de esas de los setenta y todo lleno de zánganos diciendo la clásica frase de tu entiendes?, no es serio. Además, para los tímidos seguro que la planta de marras tendría una zona de armarios por si algún animalico le da por salir del mismo y unirse a la fiesta loca que se están montando. No, definitivamente no es serio.

Menos mal que ya es casi la hora de ir a por los petisos, voy a acabar esta frase, pagar e irme con mi dignidad dañada, pero no herida.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 97
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.