Usted está aquí

Para todo lo demás, paciencia

El 14

Paciencia, Virtud

Jueves, 30 Octubre 2014

Si es que es una cualidad extraordinaria, nos quejamos de muchas cosas y de forma constante, persistente, reiterada y con una pasión que deja ojiplático a nuestros compatriotas de Europa del norte. Pues no hay nada mejor para superar estos trances que tener paciencia, que además de ser la madre de la ciencia, es cuñada segunda de comerse los mocos.

No nos quejábamos de que el verano estaba durando demasiado, pues ahora te jod… digo, resignas. Ya está aquí el otoño para que nos volvamos locos con la ropa. Por la mañana hace un fresquito que dudas entre llevarte el nórdico debajo de la camisa o un soplete para darte calorcito. Cuando llega el mediodía, sale el cabrito del Lorenzo y nos empieza a dar la brasa, nunca mejor dicho, y entonces nos vemos cargando con el jodido nórdico arriba y abajo mientras gotas de sudor se dedican a hacer rafting desde las axilas hasta nuestra cintura. Eso sí, dejando un rastro inconfundible en las camisas y un color mejillón en nuestra cara de la vergüenza que nos da cuando la gente se da cuenta, sobretodo cuando al conductor del autobús le da por emular algún ídolo de la velocidad, usualmente un tal Fitipaldi, y tu te has de coger a esas barras que están puestas en el techo. Esas mismas barras que te han dejado la cabeza llena de chichones porque el que las diseño era hermano gemelo de David el Gnomo y tu siempre estás demasiado despistado mirando el móvil y te acabas serigrafiando el occipital con una de esos tubos de acero.

Sea cual sea el problema que tengas, ten paciencia. Al final todo saldrá como quieres, o habrás acumulado tanta rabia e indignación que del disgusto podrás dedicarte al derribo de edificios con solo mirarlos con cara de odio. Fíjate que podrías salir en esos videos virales de youtube como "Increible, destruye edificios con la mirada" y con suerte puedas monetizar esta publicidad y después de doscientos millones de visualizaciones te paguen cinco euros por publicidad.

Con esos cinco euros te puedes comprar algo para pasar el tiempo, yo como soy una persona llena de defectos y adicciones, me compraría un paquete de tabaco y me sentaría a fumar en un banco mientras me dedico a despotricar de los niños que hacen el salvaje en el parque. Porque si algo tengo claro es que voy a ser un jubilado cascarrabias con todo el equipamiento, aunque tenga que ir al Decathlon a comprarlo: pantuflas, bata de felpa, gafas de pasta de quilo y medio de peso, mal peinado y bastón a juego que permita caminar y lanzar golpes mortíferos a los padres que no acepten mis críticas a sus vástagos.

Paciencia, hay que tener paciencia.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 138
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.