Usted está aquí

Yo pensaba

El 14

Irak, Occidente, Oriente

Viernes, 1 Julio 2005

Mira que yo hoy estaba más por la labor de explicar que tal fue el curso de cocina, pero hoy ha sido un día de esos en que la gente con barba y con una extraña afición al Quimicefa ha hecho de las suyas en Londres. Ya son dos las ciudades que han sido atacadas por participar el la guerra de Irak, y parece que no se van a contentar con estas dos, sino que le han cogido el gusto a matar gente y van a ir a por mas.

Yo sigo sin acabar de entender exactamente que es lo que buscan. Perdón, eso lo tengo más o menos claro, lo que sigo sin entender es porqué buscan este fin. No se yo si este tipo de acciones de marketing (por muy triste que parezca es lo que son), van a conseguir que la gente reaccione de dos maneras:

1.- Cagarse patas pá bajo y aceptar todas sus demandas.

2.- Que la gente les coja una tirría del 15 y acepten arrasar todas sus tierras con todo el arsenal militar que disponen.

En ambas dos opciones, todo individuo que sea musulman y que viva en una ciudad occidental, por muy buena persona que sea, va a sufrir bastante presión bastante importante. Y digo presión por no decir que le den una paliza que no le reconozca ni la madre que lo parió.

En todo caso, si nos fijamos en las dos corrientes que yo veo, las dos son bastante peligrosas. Porque en el primer caso, define y marca como norma que para que te den la razón simplemente has de matar unos cientos de personas. En la segunda, lo que consigues es que los radicales del otro lado, se aupen a un poder que emocionalmente les excede y monten un perifostio de narices en algún rincón del mundo.

La verdad, occidente no ha sido la cultura más simpática del mundo, pero no vamos a meternos el dedo en el ojo porque sí. Basta recordar que los musulmanes tampoco eran unos santos a la hora de evangelizar el mundo. Es cierto que hemos de rectificar ciertas actitudes y acciones respecto a lo que ahora se llama el tercer mundo, y todavía más, hemos de ser honestos en nuestros planteamientos. Iran no puede ser un país malo maloso y China ser lo mejor del mundo, cuando en ambos lugares los derechos humanos solo sirven para lavarse el culo. No obstante, esto no puede servir de excusa a los musulmanes que no están metidos en estos fregados de ir matando a la gente como deporte. Son los que han de hablar con sus iguales, o al menos, con los que ellos consideran sus iguales y hacerles entender que si matan a alguien de mi familia, mi primer sentimiento nunca será el de pobrecitos.

Es triste, pero es así, la gente de creencia musulmana que tenga una vida normal y corriente como puede ser un cristiano, un judío o un agnóstico, son los que han de realizar el verdadero esfuerzo. Hacer avanzar a su pueblo, su país y su cultura hacia zonas más propensas al dialogo y a los acuerdos beneficiosos para ambas partes. De lo contrario, todos acabaremos dándonos puñetazos y matandonos hasta que llegue un punto en que nadie recuerde como empezó esto y empecemos con el rollo este de Esto no puede volver a pasar. Vamos, algo parecido a lo que paso con los Nazis, que todos nos tiramos de los pelos y está volviendo a pasar en más sitios de lo que nos gustaría reconocer.

Y la anécdota simpática es de una amiga, que va y me envía esto a primera hora de la mañana...

Por cierto, el otro dia soñe con mi yayo,. que venia a verme disculpandose porque estaba muy muy ocupado para venir tan a menudo como antes. Le daba mil abrazos y le preguntaba en que estaba trabajando. Y no queria decirmelo mucho, pero me decia que hay mucha gente en el mundo obsesionada con matar, con crear nuevas bombas tecnologicas (y añadia, mas de la que crees), y que el estaba tratando de evitar eso con otros muchos.

Suena raro, suena freaky, pero yo creo que algunas cosas raras, no son tan raras... simplemente nos da miedo aceptar que pasan y os aseguro que pasan.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 162
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.