Usted está aquí

El 14

Solapas principales

En esta comunidad, compuesta por los post de mi antiguo blog de tatxe, está nombrada en homenaje a esas épocas de Intecom con Ángel Cortés, Fermín Clemente y toda la banda, será el lugar para relajarse y escribir sobre cualquier tema que os apetezca y que no tenga relación con la empresa ni con ningún tema serío. Es, y espero que sea, un cajón de sastre donde soltarse el pelo y dejar que la literatura releve al timón al manager, director o aprendiz de algo. Es hora de quitarse la corbata, relajarse y no creerse que todo lo que se escribe en esta comunidad es verdad, sino simplemente un ejercicio de retocer la realidad hasta hacerla irreconocible. Ah, y como disclaimer, no siempre lo que se publica ha de reflejar la posición del autor o de la web sobre el tema, es solo un espacio para dejarse llevar sin pensar en lo que dirán.

El preciado tesoro de la ignorancia

Cada vez tengo más claro que con Descartes metimos la pata hasta el corvejón.

No hay nada mejor distribuido que los gilipollas

De entrada me gustaría pedir disculpas por usar gilipollas[1] en el título, pero no pienso hacerlo porque entre el dolor de espalda que sigo teniendo y el mal genio que me ha entrado al leer los foros de una red

Sentirse orgulloso

Si os digo la verdad hoy quería escribir un post sobre el viernes 13 pero al llegar a casa, después de un día con más reuniones que pelos en la barba tiene un hipster, me he encontrado que han seleccionado una historia mi hijo como uno de los tres mejores de su curso.

Reventado

La navidades son unas fiestas que agotan, el ritmo que has de tener, la cantidad de comida que te metes entre pecho y espalda y por si fuera poco, los enanos tienen fiesta y ese ritmo que te cuesta coger durante el resto del año se va a freír espárragos sin ningún tipo de miramiento. Llevo varias semanas que más que caminar me arrastro, pero ahora es todavía más desesperante porque me adelantan hasta las farolas.

Voy tan exhausto de fuerzas que tengo que hacer esfuerzos y focalizarme pensando que el viernes será fin de semana, que con suerte tendré unas minivacaciones, pero a su vez, soy consciente de que tendré por casa a unos petisos llenos de energía, pasados de vueltas y sobreexcitados con todas estas fiestas y que probablemente lo más que podré hacer es sentarme y pedir clemencia y que me dejen cerrar los ojos durante cinco minutos.

Noticias