Usted está aquí

A quién quieres más, ¿a papá o a mamá?

El emprendedor, ese ser mitológico que es capaz de superar todo tipo de tormentas, de sortear los obstáculos más infranqueables y que encima tiene tiempo para llenar las redes sociales con mensajes llenos de optimismo, alegría y felicidad. Esa persona que armada con una idea, un sueño y toneladas de voluntad consigue cambiar el rumbo de la humanidad y convertir este viejo planeta tierra en un lugar mejor para todos sus conciudadanos. Cómo no vamos a adorarlo, cómo no vamos a llenar páginas y más páginas de sus logros, éxitos, cómo no rendir pleitesía a todo lo que dice, cómo no marcar con un me gusta las frases cargadas de sabiduría que brotan como maná de sus labios. Cómo no emocionarse ante sus logros y, sobretodo, sus fracasos, cómo no llorar de emoción cuando después de casi arruinarse se levanta de nuevo y nos señala, por enésima vez, el camino que nos llevará al futuro. Cómo no aplaudir hasta que nos duelan las manos cuando con los ojos húmedos y con voz firme y enérgica nos dice darme una app y moveré el mundo[1] o todo business angel que invierte en una sociedad experimenta una necesidad de exit proporcional al dinero invertido.

Está claro que son las top models del mundo de los negocios, pero más allá de esos focos, de las luces y de toda la fanfarria que les acompaña, ¿Qué ocurre con mamá?, que pasa con esa persona que no sale en la television, que no tiene ideas geniales, que no sabe hablar a base de ideas fuerza, pero que con su habilidad consigue que sobrevivamos un día más a base de ser racional, de crear procesos, de montar una estructura y un organigrama, de fijar una política de precios, de seleccionar proveedores, de reclutar y motivar a los empleados, en resumen, todas esas tareas que no llaman la atención pero que son fundamentales para seguir con la persiana abierta.

Parece que todos queremos a papá, es mas chulo, sale por todos los lados, viaja a muchos países, pero sin embargo es mamá la que nos mantiene con vida y creo que ahora que se acerca el día de la madre, habría que hacer un homenaje a todos los que consiguen mantener a flote las ideas de los genios. No hay emprendedor que sobreviva sin uno de ellos, una persona que camina dos pasos detrás poniendo orden, ajustando las finanzas y siendo el cerebro, quizás no gris pero si pragmático, de la empresa.

Cuando papá y mamá se quieren, cuando saben trabajar juntos, la empresa tiene un futuro prometedor por delante, pero en cuanto esta relación se romper es difícil mantener el equilibrio. No sabría decirte quién es más importante, pero si tengo claro que se necesitan el uno al otro más de lo que les gustaría reconocer. Papa siempre se queja de que mamá está mirando las cuentas y pendiente del ahora, y mamá no le gusta nada que papá prefiera vivir en sus sueños de futuro, en sus grandes planes en vez de preocuparse de los problemas que tienen ahora en casa.

Yo no se a quién quiero más, los dos tienen su gracia. Papá me trae gominolas de vez en cuando, pero mamá me da de comer todos los días, llueva o haga sol. Papá es arrollador y simpático, Mamá es ordenada y pragmática. Es que en serio, no se a quién quiero más, lo único que os puedo decir es que necesito a los dos.

Película[2]


[1] En realidad esto lo dijo otra persona, pero como a día de hoy casi nadie contrasta ni la información ni las fuentes, si cuela que ha sido idea suya eso que se lleva para su marca personal.

[2] Alas de mariposa

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 819
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.