Usted está aquí

Agregación vs selección

Una de las consecuencias de poder acceder a información de forma rápida y fácil es que ha llevado muchos negocios que se usan internet como medio de operaciones se hayan basado en la agregación para sustentar su modelo de negocio.

Vemos portales que agregan servicios de todo tipo, coches, hoteles, precios, etc… un sin fin de recopilaciones de ofertas que si bien tienen su público, creo que para los que valoran su tiempo no sirven para absolutamente nada.

Tenemos webs donde se listan médicos, ordenados quizás por especialidad, pero la empresa que ofrece este listado no da ninguna información generada por ella misma y que sea relevante para el usuario. Es decir, no sabemos quién es el mejor especialista más allá de la opinión de los usuarios. No digo que no sea un parámetro a tener en cuenta, pero no puede ser la única variable a considerar. Cuando toda la clasificación que podemos ofrecer se basa en este criterio, caeremos en lo que se podría llamar la lista de los cuarenta principales, donde una vez llegas a este top, es imposible para terceros llegar a entrar a no ser que gastes una pequeña fortuna en promoción.

Además de esta falta de información propia, nos encontramos que estos productos no dan ningún tipo de garantía sobre el servicio, simplemente te listan a los posibles médicos. Si el profesional que seleccionas acaba siendo un desastre, el usuario no tendrá a quién recurrir más allá que a los tribunales ordinarios, dejando al operador libre de culpa y con la comisión en su bolsillo.

Este modelo de agregación, como ya he dicho, tiene su función y quizás sea útil en ciertos contextos, pero cuando nos adentramos en entornos donde el dinero no es un factor decisivo, y la calidad es la palanca que ha de mover nuestra decisión, hemos de buscar otro tipo de alternativas para encontrar al mejor profesional.

Es de cajón que si buscamos el mejor experto en marketing por internet será imposible saber cual es el mejor. Los resultados de Google son aproximadamente de cuatro millones, y a no ser que invertamos un tiempo importante en el proceso de criba, estaremos igual que antes de hacer la búsqueda, es decir, sin tener ni idea.

Cuando nos encontramos ante esta disyuntiva, solemos recurrir a amigos, clientes y proveedores, y con el listado que nos dan, quizás si consultemos en Internet para conocer algo más, pero jamás escogeríamos a un cirujano cardiovascular basándonos en la primera entrada que aparezca en Google.

Es por eso que el siguiente paso en internet, y sobretodo en entornos profesionales, el siguiente salto no será la agregación sino la selección. Empresas que seleccionaran al mejor especialista en función de tus necesidades, que ejercerá de garante por si algo falla, y será el que gestione los problemas, las quejas y los pagos entre el cliente y el profesional.

Pero también puede ser que esté equivocado y que ahora nos enfoquemos todos a encontrar el mejor precio sin importar la calidad, con lo que estamos todos condenados a convertirnos en galletas para la siguiente generación que si vea la calidad como algo con lo que nos podemos diferenciar de la competencia.

Película: Soylent Green

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 293
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar