Usted está aquí

Buscando tu lugar

Buscando tu lugar
Management

Proyecto, Historia, Integración

Lunes, 20 Marzo 2017

Cuando lanzas un nuevo producto, y asumiendo que has realizado todo el proceso previo de análisis de mercado, de precios, competencia, clientes y toda esa ristra de factores que bajo diferentes nombres y metodologías más o menos ha sido siempre lo mismo, viene el momento de ir a buscar el lugar que tenías definido en tu plan de negocio. En un entorno clásico partirías desde cero a la hora de desarrollar toda la estrategia y la táctica para conseguir los objetivos, pero que ocurre cuando te incorporas en un proyecto que está ya lanzado pero sin contar con la visión de alguien de marketing con ciertos conocimientos de tecnología. En esta situación me he encontrado más de una vez y más de la mitad de mis conocidos han pasado por ella, y por la experiencia que ya arrastramos y por los cafés que nos hemos tomado juntos hay un par de puntos importantes que hemos aprendido en el proceso.

Lo más importante es tener claro que en muy pocas ocasiones está justificado el descartar todo el trabajo realizado, en borrar todas las herramientas implementadas y empezar desde cero. Quizás se han escogido opciones que no te convenzan pero en su momento tenían todo el sentido del mundo, no puedes pretender descartar el trabajo de otra persona por la simple razón de que tu crees que sabes más o que hay alternativas mejores. Piensa, pero haz realmente un esfuerzo de pensar y no te quedes con cara de sabelotodo criticando cualquier trabajo anterior a tu nacimiento, y aprende que ha funcionado de su estrategia, que no ha funcionado, que se ha de cambiar, que cuesta hacerlo y como se puede usar lo que ya está construido para seguir creciendo.

Otro paso relevante es dejarse las manías en casa, quizás seas más partidario de invertir en adwords y aquí se optó por marketing de contenidos, o quizás instalaron un Prestashop y tu eres un fanático del Wordpress con WooCommerce. Todas tus filias y fobias no tienen sentido en este momento y has de saber adaptarte a las necesidades que este proyecto en este momento concreto te plantean, y escúchame, por mucho que te guste una herramienta el coste de cambiarla por otra ha de estar tan justificado que te tirarás dos meses demostrándolo, otros tantos creando la alternativa y dos más para migrar. En resumen, a la basura casi seis meses porqué tu tienes un criterio distinto al que se tomó cuando no estabas tu. Recuerda que todos tenemos nuestras preferencias pero no dejan de ser nada más que preferencias y que cuando dejamos que estas nos dominen estaremos limitando el éxito del proyecto por razones totalmente subjetivas y esto es algo que ni nosotros ni el cliente puede permitirse.

Ahora que estás a punto de ponerte a llorar porque la estrategia no te gusta y las opciones que se han tomado te dan tiricia es cuando puedes pensar como si fueras una cebolla, empieza a trabajar en capas. Una vez forzada la redacción para colar esta metáfora te explico lo que quiero decir. Sino puedes cambiar lo que existe, lo mejor es montar capas alrededor del ecosistema tal y como está definido para ampliarlo lo más posible, es decir, si se usa Prestashop colocar un Wordpress alrededor si quieres usar estrategia de contenidos y así con todo lo que puedas integrar para lanzar la siguiente fase y no quedarse atrapado por la tecnología y la estrategia.

Recuerdo una historia que me contaron hace tiempo que creo que viene al pelo para esta situación. Pedro, fue contratado como director general de una empresa y a la hora de sentarse en su despacho encontró tres cartas. Como estaba solo y era el director general la curiosidad le pudo y abrió la primera carta, que ponía: Si las cosas van mal, culpa a los anteriores gestores. Pedro sonrió porque esto ya lo había hecho anteriormente, pero le quedaban dos cartas más por abrir y sin dudarlo empezó a leer la segunda: Si la cosa sigue funcionando mal, culpa a los trabajadores que no entienden el nuevo modelo. Aquí Pedro seguía sonriendo porque conocía a más de uno que había usado esta táctica. Sin borrar la sonrisa de su cara, abrió la tercera que decía: Si con las dos excusas anteriores no han funcionado, escribe tres cartas como las que has leído.

En resumen, no podemos basar nuestra estrategia en culpar a lo que había antes y tenemos que luchar, primero por integrarlo, luego por demostrar que nuestra solución funciona mejor y por último, fusionarlo en una sola solución.

Película[1]




[1] Mascots

Sin votos (todavía)
Lecturas: 239
Lecturas hoy: 1

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.