Usted está aquí

El cerdo y la gallina

El cerdo y la gallina

Compromiso, Implicación

Martes, 17 Febrero 2015

Hablamos mucho de sinérgias, acuerdos, consensos, pero hay un detalle importante que hay que saber distinguir, no siempre ambas partes se juegan lo mismo. Suele ser normal que alguien quiera lanzar una asociación o proyecto y le salgan personas por todos los lados diciendo que fantástico, pero a la hora de la verdad, cuando hay que bajar a las trincheras, acaban siendo cuatro gatos quienes trabajan mientras el resto ejercen el nombre arte de opinar desde la grada.

He vivido en mis carnes más de una vez este fenómeno, y lo he experimentado en diferentes contextos: asociacionismo de barrio, sindicatos, grupos de profesionales, desarrollando software libre, y al final, son siempre un cinco por ciento que sacan el trabajo adelante y unos pocos quienes quieren ponerse la medalla.

Es por esto que cada vez veo con mejores ojos distintos niveles de participación, y en consecuencia, de poder de decisión. Si un grupo realiza todo el trabajo, no tiene sentido que todos puedan decidir -si opinar-

Si entramos en el mundo de la emprendeduría, no es suficiente con ser socio, hay que bajar a las trincheras y pelear en el barro, en el día a día, donde cada pequeña victoria tiene el sabor de guerra ganada. Socios que simplemente acuden a las reuniones a decir lo que piensan, criticar lo que se ha hecho, y aportar ideas que más que acelerar el crecimiento y expansión, consume recursos internos dejando al equipo bloqueado, no interesan como socios activos. Elaborar una estructura donde haya distintos niveles de socios, y de como se reparte el trabajo y las decisiones, es la parte más importante de cualquier tipo de aventura donde intervienen más de dos personas.

Y para esta teoría, vuelvo a ejemplificar con el proyecto de huevos fritos con bacon. Se han de unir dos perfiles, gallinas y cerdos, ¿pero adivinar quién pone más de su parte para que el plato salga adelante?

Película: Animal Farm

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 550
Lecturas hoy: 1

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar