Usted está aquí

Hay que saber dejar morir a las industrias

Hay que saber dejar morir a las industrias

Ciclo, Empresas, Out of business

Miércoles, 3 Julio 2013

No se porqué extraña razón tenemos la manía de resistirnos al cambio, aparece una tecnología o una modificación del patrón en la población y toda una industria que antes era boyante cae en crisis y tiene que cerrar. ¿Pero que es lo que ocurre?, que viene papa estado debidamente presionado por el lobby de turno y obliga a rescatarla a base de subvenciones o normativas retrasando, que nunca impidiendo, el desarrollo de nuevos sectores y empresas.

Ya estamos pagando la tontería de rescatar a las cajas. En vez de dejar que quebrarán las que tenían peor situación garantizando las cuentas corrientes hasta un límite de cien mil euros, nos dedicamos a fusionarlas unas con otras. El resultado fue que un boquete que era asumible se convirtiera en una deuda monstruosa y el estado, para evitar una supuesta quiebra del modelo financiero, se pusiera a rescatar con nuestro dinero a un negocio privado. En resumen, quienes gestionaron de manera irresponsable las cajas y se llevaron sus buenos dividendos y bonos se han ido con el riñón forrado, y ahora nos toca pagar al resto sus locuras. Yo soy de derechas, o mejor dicho, liberal (acepción española) y no tiene nada de liberal el privatizar los beneficios y socializar las pérdidas. Si ganas dinero me alegro por ti, pero si lo pierdes, no esperes que el resto de la sociedad enjuague tus deudas. Conozco a unos cuantos empresarios que lo están pasando mal y papa estado no ha venido a salvarles, claro que eran PYMEs y no tenían el poder de presión que ejercían estos bancos y cajas infectados de enchufados de todos los partidos y sindicatos.

Otro sector que está que trina es el de los músicos, escritores y cineastas. Les doy toda la razón en que la piratería es una ruina, no hay nada que fastidie más que alguien haga uso de tu trabajo sin pagarte. Pero usar la excusa de la piratería para dedicarse a crujir al resto de población a tasas porque quizás seamos piratas me parece un salto peligroso, tanto que ya hay mucha gente que afirma que piratea porque como ya le cobran tasas por todo no se sienten en la obligación de comprar. Si con esto de cobrar un canon por impresora, por cd, por USB o por lo primero que pillan, la industria (que es en el fondo la afectada) no fuera suficiente, ahora quieren que el estado encima les subvencione, ya sea añadiendo tasas a las conexiones a internet (no sea que nos bajemos películas o música) o bien tasas por tener televisión.

En algún momento, el sector audiovisual debería de darse cuenta de un par de detalles, que los precios son excesivos para la mayoría de la población española, que han de diversificar ingresos e incorporar nuevos medios de distribución más acordes con la situación actual que con los modelos de hace diez años. Y dejar de poner trabas a la implementación de soluciones tipo Netflix o similares.

Si a toda esta maraña de subvenciones, tasas y rescates, le sumamos las ONG y demás asociaciones que viven de pedir, al final resulta que los que trabajan y son productivos son cuatro gatos. Y eso ocurre cuando te dejan. Hay muchos sectores, o como mínimo donde yo me muevo, que toda iniciativa privada se choca de bruces con la administración. Por razones que escapan a mi entendimiento, en vez de dejar que la empresa privada lidere (y si, tenga beneficios), se coloca la administración a coste cero, dando un servicio basado en colocar a amigos, conocidos y presentados y cuya finalidad no dudo que sea buena, pero como todos sabemos, simplemente ineficaz. Resultado?, el sector estancado porque no se avanza y se producen recelos porque no funciona.

En fin, todo esto viene por unas noticias que he leído recientemente:

La Generalitat valora cobrar hasta 10 euros al año por familia por tener TV en casa.

Mascarell admet que estudia aplicar una taxa a la connexió a internet per finançar el cinema.

Barcelona Mentoring Program.

En resumen, hay dos opciones, o nos adaptamos al mercado (que básicamente el mercados somos nosotros con nuestras decisiones de comprar o no un producto) o nos podemos sentar y esperar a desaparecer. Lo que no se puede hacer, o no se debería de hacer, es presionar al estado para que nos salve de nuestra propia ineficacia.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 631
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar