Usted está aquí

Los verdaderos héroes

Los verdaderos héroes
Imagen de Jose 	Salgado
Management

Héroes, Padres

Miércoles 27/06/12

Soy consciente de que hay un perfil que vende, esa persona que levanta empresas, se lanza a proyectos y que acaba siendo venerado por sus múltiples proezas en el campo de los negocios. Pero hoy quiero hacer un sentido homenaje a los que no aparecen en la portada de los periódicos, que no levantan pasiones y que pasa desapercibido para la mayoría de la población pero que indudablemente sus acciones crean cambios más profundos y significativos, aunque sea en un segmento más reducido de la población.

Su perfil profesional es excelente, tienen un currículum impecable y son extraordinarios profesionales, tanto en su área de conocimiento como en el trato que dan a su equipo, formándolos, animándolos y llevándolos a metas que no podrían pensar. Con conocimientos de idiomas, capacidad de liderazgo, visión, y una clara estrategia para conseguir las metas necesarias para seguir ese mercado.

Estos profesionales, son a menudo tentados por dos factores, empezar una empresa por ellos mismos donde puedan acabar de explotar todo su conocimiento y potencial, o bien, por otras empresas que les ofrecen mejores puestos y mejores sueldos. Estos profesionales, que con todo por ganar, deciden apostarlo todo a un proyecto: ser padres.

Suele ser una decisión consensuada entre ambos, donde uno de los dos o reduce la jornada laboral, o si tienen la suerte de poder mantenerse con un sueldo, deciden renunciar para dedicarse por completo a la educación de los hijos que van a venir.

En este proyecto, se ha de reajustar todos los presupuestos, pasar de ingresar dos sueldos a solo uno implica fuertes reajustes, nada de vacaciones como antes, la cesta de la compra se ve sometida a rigurosos ajustes, y el ir a cenar y los pequeños caprichos tienden a desaparecer. Todo por disponer de tiempo para dedicar a sus hijos.

Esta tipo de decisión es una de las que definen a las personas, unas quieren realizarse a través de su trabajo y otras a través de tu familia. Tener una start-up o un trabajo de CEO tiene su interés, no voy a negar que el poder, la capacidad de decisión, la tensión por los resultados, si, todo es muy vendible al gran público.

Por otro lado, el dedicarse a los hijos, no es ni otro nivel, es directamente otro deporte. Cuando eres padre primerizo y vas tan perdido cuando tu hijo llora y no paras de repasar lo de “ha comido y está limpio”, ¿que narices pasa?. Las noches en vela, las preocupaciones cuando tiene fiebre, el verle pasar de mamar a tomar biberones. Cuando empiezas a darles alimentos sólidos, que empiezas a hacer pruebas para que el niño coma. Que si arroz con calabacín, que si manzana con zumo de naranja, y así poco a poco hasta llegar al momento que comen solos.

Sonríes cuando el niño empieza a dar sus primeros pasos y es sonrisa se convierte en cara de pánico porque ves claro que se va a caer y dar un golpe de narices, te levantas activado por un resorte y lo coges para evitar ir a urgencias corriendo, y ves que el enano, en vez de estar asustado te dedica una sonrisa.

Y poco a poco, ves que ese pequeño bulto que no hace mucho estaba en la barriga de tu mujer, ahora te contesta, habla contigo, tiene ideas propias, ha copiado gestos y expresiones tuyas, y sabes que has tomado la decisión correcta. Estar con tus hijos.

Quizás esto no sea digno de aparecer en los periódicos, pero cada vez que veo a gente que ha renunciado a mejores puestos, salarios o empezar una start-up por estar con su familia, creo que Dios salva a un gatito.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 321
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.