Usted está aquí

Resilencia sin control no tiene futuro

Dicen que la resilencia es una cualidad muy importante en las personas, es más, muchos lo dicen y no saben que significa, así que voy a transcribir lo que afirma la Real Academia de la Lengua para que tengamos claros los conceptos. Resilencia es Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.

Hay otra acepción, para ser honestos, pero se refiere al mundo de la mecánica y los plásticos. Reconozco que muchos de los que nos rodean parece más un monigote fabricado a base de extracto de petróleo pero no vamos a ponernos puntillosos con la definición de que es un ser humano y que es una persona y que es un receptáculo de metacrilato.

Tener esta capacidad es positiva siempre y cuando seamos capaces de tener autoconocimiento y propiocepción, a la par de un objetivo claro y definido, así como el camino que hemos de recorrer para conseguirlo.

Si no tenemos estas cualidades, simplemente seremos sufridores profesionales. Nos meteremos en embolados que nos vendrán demasiado grandes, y como no somos conscientes de nuestros límites ni capacidades, ni tampoco tenemos un plan definido, iremos dando saltos de fracaso en fracaso hasta alcanzar las cumbres del desastre total.

En resumidas cuentas, cuando uno tropieza dos veces con la misma piedra y encima se fractura la tibia y el peroné, podemos asumir que es un ser humano. Pero cuando tropezamos tres y cuatro veces, no es que seamos humanos, sino que hay un doctor (o doctora) en urgencias de traumatología que nos gusta en exceso.

Película: Airbag

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 706
Lecturas hoy: 1
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.