Usted está aquí

Y al principio fue el verbo

Y al principio fue el verbo

Avanzar, Movimiento, Acción, Verbo

Viernes, 11 Noviembre 2016

La mayoría de la población occidental ha vivido bajo influencia de la religión católica, ya sea en su version protestante, anglosajona o cualquiera de sus variantes. Si nos fijamos en la primera frase de la Biblia, el libro sagrado para todas ellas, leemos: Al principio es el verbo. Este inicio debe ser más o menos igual para todos, incluso para los judíos con los que compartimos el primer testamento como fundamento base de nuestras creencias.

Si dejamos de lado la teología y la religión es importante darse cuenta de la importancia de la frase, de como empieza uno de los libros más publicados, traducidos y con mayor influencia en toda la historia de la humanidad: con una acción. El verbo es acción, no es sujeto, ni predicado, ni objeto directo, ni adverbio, el todopoderoso prescinde de florituras y se pone manos a la obra nada más empezar.

El creador de todo el universo conocido y por conocer, el ser omnipresente, el padre de todos nosotros, comenzó su camino actuando, no realizando doscientas reuniones, ni preparando un project, ni haciendo estimaciones de mercado, ni un estudio de marca, no, simplemente actuó, pura acción, simplemente hizo.

Después de 13.810 millones de años[1] me encuentro una y otra vez con un problema que no siempre se como solventar. Nos perdemos en detalles, en tenerlo todo perfecto mientras el tiempo pasa inexorablemente. Se busca tener certezas absolutas, la respuesta final, sin ser consciente que lo importante es el verbo, el moverse en una dirección. 

En esta vida hay pocos errores que no tengan solución, si el logo es azul en vez de rojo no es un problema que tenga que parar toda la cadena, si la frase que aparece en un documento no convence a todo el equipo eso no te ata de por vida, se puede modificar más tarde. Todo estos cambios se pueden manejar y ejecutar sin tener que parar toda la maquinaria de producción, se puede avanzar poco a poco e ir añadiendo cambios y mejoras al producto.

Cuando esperamos a saberlo todo, a tener toda la información en nuestras manos es cuando ya nos han robado esa parte del pastel que queríamos nosotros. Otro equipo, otra empresa, se ha arriesgado, se ha equivocado y ha ido corrigiendo el rumbo mientras nosotros nos seguíamos peleando con hacer más estudio de mercado o mirar más alternativas o realizar un análisis financiero de la competencia. Cuando toda esa energía que se ha derivado a solucionar problemas que no tenían ni enunciado no se enfoca a dar potencia al motor principal se acaban perdiendo fuerza, tracción y ganas.

No me veo a Alexander Fleming haciendo un estudio de mercado antes de embarcarse en la busca de un antibiótico, lo encontró mientras estaba trabajando, mientras hacía uso del verbo. Lo mismo ocurre con Wozniack y Jobs, no tenían una idea clara de que podía pasar, simplemente se lanzaron y el mercado aceptó su producto.

Hay cientos de estudios que demuestran que las revoluciones no se diseñan, que ocurren mientras estas trabajando para que ocurran. También es cierto que hay áreas en la que antes de lanzar un producto se hacen sesudos análisis y se invierte casi más dinero en marketing que en el propio producto pero la diferencia con los revolucionarios es que estos se creen que tienen razón y no saben reaccionar a tiempo, llevándose por delante un gran presupuesto y a una parte importante de la plantilla, y como muestra un botón: cuando a McDonalds le dio por incluir menus de pasta en sus restaurantes o el detestable Donut Fresquito con sabor limón.

Todo esto ha empezado más todavía con la llegada de las promesas del BI, Big Data y todas estas herramientas que te prometen dar la respuesta exacta a cualquier pregunta. La gracia del tema es que antes de poderte dar respuestas necesitas recopilar datos, tus datos no los de la competencia, y hasta que no te lanzas no los puedes tener. 

Otro factor que también es importante es el sesgo que puedas tener a la hora de recolectar datos, no siempre buscas la mejor variable sino la que más infla tu ego, y encima, se hacen preguntas que no se dirigen a satisfacer las necesidades sino a confirmar que tenemos razón. Con lo que la fe en estas herramientas nos lleva todavía más a la parálisis.

Insisto, si Dios lo primero que hizo fue hacer, no nos perdamos tanto en reflexiones y avanzemos hacia adelante y rectifiquemos con los datos que recogemos, adquiramos experiencia, aprendamos y seamos cada vez mejores pero siempre moviéndonos. 

Como dice un amigo mío, los tiburones siempre tienen razón, nunca se paran, nunca se quedan quietos y llevan dando vueltas por el mar desde hace casi cuatrocientos  cincuenta y cinco millones de años, que si lo comparamos con los seres humanos nos dan sopas con honda que nosotros llevamos dos millones y medio de años dando vueltas por este planeta.

Película[2]


[1] Según los datos que manejan los científicos fue cuando ocurrió el Big Bang y el inicio de todo el universo tal y como lo conocemos.

[2] The Bible: In the Beginning...

Sin votos (todavía)
Lecturas: 381
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar