Usted está aquí

Yo soy porque tú eres

A este post le ha costado encontrar un título, había pensado en La amplitud de mis límites define mi grandeza, también Aceptar mis límites para incrementar los tuyos, El todo es más importante que la suma de las partes, y incluso he llegado a sopesar Cuando acepto que no se, es cuando acepto que tu sabes. Al final me ha tirado la tradición y he usado la traducción más o menos burda del término Ubuntu1, que es una distribución de Linux.

Una de las virtudes más importantes, que parece contradecir toda esta filosofía de la zona de confort, es ser consciente de tus limitaciones. No es fácil aceptar que hay áreas de conocimiento dónde vas a ser un completo inútil, y no porque no te esfuerces y pongas toda la pasión del mundo, sino porque sencillamente no estás diseñado para brillar en ese aspecto. Uno puede pensar que hacer lo que hace Messi es fácil, con motivación -principalmente económica- uno agarraría el balón entre los dientes y no lo soltaría hasta cruzar la línea de meta. A pesar de estas simplificaciones de creernos todos futbolistas, o peor todavía, entrenadores, de momento solo hay un jugador como él a día de hoy, del mismo modo que otras personas ocuparon la cima de sus áreas como fueron Tesla, Hawking, Einstein, Da Vinci, etc…

Cuando hemos aceptado que no vamos a ser los mejores, el siguiente paso es todavía más complicado, aceptar que hay otros que tienen más aptitudes que nosotros. Ya no digo que sean el número uno sino que nos sacan varios cientos, por no decir millones de distancia a nuestro triste esfuerzo. Este aceptar que quizás Messi sea mejor que tu resulte sencillo, pero aceptar que un jugador de tercera regional sea cien veces mejor que nosotros es algo que nos cuesta. Tenemos a mano siempre un listado de excusas para despreciar su valor, sino ha llegado a primera es por algo, en ese nivel seguro que yo también triunfo, cualquier cosa menos aceptar que hay un inmenso universo de potenciales jugadores que nos pueden dar sopas con hondas sin ni siquiera despeinarse.

Si has conseguido llegar al punto de aceptar que no vas a ser el mejor, y que hay gente más preparada que tú sin ser necesariamente los mejores, viene la parte complicada del asunto. Primero, has de esforzarte en las áreas que si eres competente y tienes un talento natural. Olvídate de los cánticos de sirena y mejora en lo que ya es en ti un talento natural. Seguro que te vas a sentir más seguro, más desarrollado y probablemente, más confiando cuando alguien diga que el número uno en tu área no eres tú sino Perico de los Palotes. En ese punto podrás decirle que tiene razón, pero que a pesar de eso, sigues siendo millones de veces mejor que tu interlocutor.

Como último punto, el paso final es abrazar tus deficiencias y aceptar que otros son tan buenos en sus áreas como tu en la tuya, que se esfuerzan tanto como tu, que tienen tanto interés como tú, y que no es necesario desacreditar a los demás para conseguir brillar con luz propia. Si este punto es algo que haces cada día, aceptar consejos de otro, escuchar opiniones diferentes a las tuyas, y estar abierto a nuevas ideas y nuevas corrientes, puede, y digo puede, que estés cerca de ser un buen líder de personas, un buen gestor, y seguramente tengas las bases para conseguir los objetivos que se te pongan por delante.

También, y como los hombres se visten por los pies, reconocer que todo este post ha venido inspirado por un post de Jaume Gurt2, La conciencia de ser3.

Película4

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 669
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.