Usted está aquí

Darme retos, pero mejor darme personas honestas

Darme retos, pero mejor darme personas honestas

Proyecto, Ilusión, Chocolate

Jueves, 23 Febrero 2017

Ya son muchos años dando vueltas por el mundo, a veces girando sobre mi eje y otras caminando para aprender de otras personas. He seguido el consejo de Antonio Machado y he buscado siempre algo que me emocionara, que me excitara, en definitiva, que me provocara esa sensación de túnel y de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado porque algo interesante puede pasar.

Estos momentos son maravillosos pero muchas veces se arruinan no por la idea ni por la dificultad del proyecto, sino porque delante tuyo tienes a un cantamañanas, un vende motos, una persona que sabe venderte una idea pero que a la hora de arremangarse para trabajar desaparece, que carece de toda prudencia financiera, y en el fondo, la idea no es nada más que un medio para sentirse importante y no para realizar un cambio sustancial.

Hoy he tenido la ocasión de encontrarme esta situación y a diferencia de tantas veces, la idea, el proyecto y sobretodo la persona, valían la pena el esfuerzo. Un proyecto interesante, desde el principio, con control, con posibilidades y con sentido común, con los pies en el suelo y sin nada de palabrería barata. Objetivos claros, metas definidas, proyección clara, y planificación, nada de dejarse llevar por las maravillas de la verborrea.

Realmente estoy contento, tanto por él como por mi por devolverme la fe en la especie humana que había perdido en alguna las cientos de reuniones en las que me siento, donde egos y falta de realismo torpedean sin cesar sueños preciosos. He vuelto a creer, he vuelto a emocionarme y aunque mi posición carezca de lógica financiera, estoy dispuesto a ayudarle en lo necesario aunque sea sin cobrar porque quiero estar cerca, estar presente en ese proyecto que ha hecho sonreír a ese profesional inquieto que tengo dentro.

He visualizado todo el camino que queda por recorrer, los retos, las implicaciones, el trabajo, lo he visto claro y lo he visto funcionar y me he quedado extasiado por todo lo que queda por hacer, por todo lo que se va a conseguir y por el equipo que le rodea que es de primera calidad.

Daros cuenta, una persona honesta, trabajadora, que es sencilla, honesta, pero con ideas claras que ha conseguido rodearse de un buen equipo y que te llama para charlar un rato y contarte en que está metido. Me ha encantado y estoy deseando repetir el café para ver como le van las cosas, y espero que le vayan bien porque necesitamos que personas como él triunfen como ellos mismos definen el triunfo: sin pompa, sin boato, simplemente siendo feliz y repartiendo felicidad a todo su equipo.

Dicho esto, y dado que he llegado a casa a las tantas porque el café se ha alargado más de la cuenta y eso que hemos abreviado, es demasiado tarde para explayarme pero confío en poder ir disfrutando en privado sus triunfos, porque seguro que los va a tener. Además, porqué no decirlo, está en un área que además gusta a todos: el chocolate[1] y lo mejor de todo es que esto es sólo una parte de todo lo que tiene preparado para el futuro.

Película[2]




[1] Push Bars

[2] Rear Window

Sin votos (todavía)
Lecturas: 333
Lecturas hoy: 1

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar