Usted está aquí

Moleste las disculpas

Oferta especial, oportunidad única, descuento especial, son frases que veo en más de una ocasión cuando me da por explorar la carpeta de spam de mi buzón. Cientos y cientos de correo que me quieren vender algo que no necesito, otros tantos que me dicen que por seguridad reviste la cuenta de mi banco online -lo cual tiene su gracia porque en ese banco no tengo ninguna cuenta, y por supuesto, el que te pide que le ayudes porque está en apuros económicos pero que luego te regalará un millón de dólares.

No se dónde leí que el ochenta por ciento del tráfico que hay por internet es producido por las máquinas, y espero que en este tráfico esté incluido los correos, porque sino al final va a ser cierto que al otro lado de la conexión no hay personas sino robots haciéndose pasar por personas.

Pero a pesar de esto, cada día noto que hay más correo no solicitado y que en cada vez más webs te piden el correo para cualquier cosa y con cualquier pretexto. Algunas son bastante honestas y te piden el correo para poder comentar, otros para bajarte un ebook con los diez consejos más manidos sobre cualquier tema, y otros, la verdad es que no tengo claro porqué lo hacen, pero seguro que tienen una base de datos en la que acumulan información y más información.

Puede que dar nuestro correo no sea un esfuerzo notable, pero con la tecnología que hay, pueden usar nuestro correo para detectar nuestro rastro en las redes y a partir de este simple dato construir un perfil de usuario. Esto tiene aplicaciones en todos los campos, como los CRMs, que añaden información de todos los canales -incluida tu propia web- para construir patrones y poder enviarte publicidad segmentada hasta límites que darían miedo. El caso más inquietante 1fue un padre que empezó a recibir publicidad para recién nacidos y después de investigar descubrió que su hija estaba en estado de buena esperanza, los algoritmos lo detectaron, poniendo en marcha un complejo sistema de publicidad que es capaz de, no solo enviarte correos electrónicos, sino publicar la publicidad no solo en una web en concreto, sino en las web por las que estás navegando -obviamente te tienen controlado a través de una cookie-

Yo no se si hemos perdido el norte con esto de el big data y recoger información, yo acepto daros mi correo electrónico, pero hasta que punto acepto que procesos automáticos me sigan, me rastreen y configuren un perfil con datos que, a pesar de ser públicos, son inconexos y solo la tecnología permite unirlos gracias a la potencia de cálculo.

Me diréis que tenemos la LOPD2, quizás si, pero por mucho que digan al final pierdes el rastro y o tienes tiempo y dinero o eres abogado, un ciudadano norma se siente básicamente indefenso. Sin ir más lejos hoy me han pedido el DNI para entrar en un edificio, ¿que harán con él?, lo van a destruir pasados unos días o lo guardan por seguridad, ¿no van a usarlo para nada más?, ¿lo van a vender a terceros?, ni idea porque no te dan nada para firmar ni ningún lugar dónde puedas ejercer tus derechos para que te borren de sus bases de datos.

Para evitar estos temas, algunos dicen que cerremos nuestras vidas digitales y que vivamos de forma clandestina y a ser posible, no estar dado de alta en ninguna red, bloquear todas las cookies3, bloquear todos los scritps4, navegar con una VPN5 y mejor si usamos TOR6 para que no nos puedan seguir. Todas estas recomendaciones no están mal, lo malo que es como pedir que la gente coma sano, sería lo ideal pero no todos lo van a practicar de forma constante, quizás algún día, pero no de forma que podamos decir que sigue una dieta natural.

Con lo que al final te ves obligado a vivir con estos mensajes, sobretodo si te dedicas al marketing y la visibilidad es un factor fundamental de tu vida. No es que no tenga nada que ocultar, es que más allá de seleccionar mucho lo que comparto, tengo que existir en el mundo online porque es donde se ejecuta el ochenta por ciento de mi vida profesional.

Pero no todo es negativo, a veces, revisando mensajes en la bandeja de spam, ves alguno que te hace sonreir más por lo mal redactado que está, por lo chapucero y porque seguro que a pesar de ser un desastre de email marketing tanto a nivel visual, de usabilidad y de copy, seguro que alguien pulsa en el enlace. Luego recuerdas que tu también envías este tipo de mensajes de vez en cuando, lo intentas hacer sin ser agresivo, explicando claramente el motivo y el objetivo del mismo, y te desesperas porque a pesar de tener todos los correos por el sistema de double opt-in7 te cuesta lo tuyo que los sistemas no te lo marquen como spam.

Película8


  1. Lane, Matthew. ¿Cómo se entera una tienda antes que tus padres de que estás embarazada?. CNN. 2012-04-23. 

  2. Reglamento LOPD 

  3. Ferri-Benedetti, Fabrizio. Qué son las cookies y para qué sirven. Softonic. 2013-07-25. 

  4. Un código de programación que se inserta en una página web y permite que sea mucho más visual, además de otras lindezas. 

  5. Goujon, André. ¿Qué es y cómo funciona una VPN para la privacidad de la información?. We Live Security. 2012-09-10. 

  6. Quintin, Cooper. Qué es Tor, y por qué tú también deberías utilizarlo. Gizomodo. 2014-06-16. 

  7. de Fombelle, Paul. ¿Qué es el doble opt-in? ¿Vale la pena para una base de e-mailing?. Mailfy. 2012-08-27. 

  8. You, Me and Dupree 

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 641
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar