Usted está aquí

Napflix y sus derivados

Napflix y sus derivados
Marketing

Presentación, Formato, Aburrimiento

Viernes, 21 Octubre 2016

Quería aprovechar este espacio para denunciar el mal uso que se está haciendo de las presentaciones y pensando como enfocar el tema hasta que he leído una noticia que me ha solventado el problema del enfoque. Una aplicación llamada Napflix[1] que te ayuda a dormir la siesta.

Según los genios detrás de esta aplicación el truco es ponerte vídeos de temas tan emocionantes como ver una hoguera, una vela encendida, gente durmiendo, y yo pensaba para mi, ¿porqué no poner gente haciendo una presentación de esas aburridas, tediosas y que hasta el ordenador entra en estado de ahorro de energía?.

En este mundo de hacer dormir hasta las ovejas hay dos parámetros fundamentales, el ponente y la presentación, pero lo que me interesa ahora mismo son las presentaciones, esas diapositivas que de forma hipnótica consiguen dormirnos sin que los mejores esfuerzos de Juan Valdés[2] consigan zafarnos del abrazo de Morfeo[3].

Uno de los temas que más detesto en una presentación es que se hayan confundido de aplicación a la hora de empezar  a trabajar y por pura pereza no cambian, porque esta es mi única explicación para alguno de los ladrillos que he tenido que aguantar en más de un seminario. El encargado de comunicación se equivoca de programa y en vez de abrir el Word pulsa el icono del Power Point y se pone a usarlo como si fuera un procesador de texto. Se emociona y le da el síndrome Keruac[4] y empieza a llenar diapositivas y más diapositivas con texto.

Como es normal, no todo cabe en una diapositiva y la presentación excede el ratio de una diapositiva por minuto, así que en vez de recortar diapositivas, optan por hacer el truco de cambiar el tamaño de letra y cambian el tamaño de letra hasta alcanzar el umbral de lo que el ojo humano puede discernir. Con este texto, todo contentos lo usan para empezar comenzar las revisiones.

En el camino de las revisiones, si vienes del mundo editorial, sabrás que la mayor parte del tiempo consiste en cortar texto inútil que no aporta nada a la trama de la historia, pero el mundo de la empresa ocurre todo lo contrario: hay que meter más contenido, hay que explicarlo mejor. El resultado es que la presentación vuelve a engordar y rebasa con creces el ratio sagrado, con lo que hay dos opciones, o se borra texto sin que nadie se entere o la más usada para no enfadar a nadie, volver a reducir el tamaño del texto.

A la hora de presentar, quizás el contenido sea teóricamente fantástico, pero desde un punto de experiencia de usuario es una tortura a la altura de la inquisición. Información y más información que nos leen, que ya podemos ver en la pantalla porque hemos robado unos prismáticos, y nada de espacio para procesar la información y que se asiente. Este punto es importante porque no es inteligente dar más de dos o tres ideas en una presentación de media hora porque la gente se satura, vamos, se satura hasta viendo un anuncio no lo va a hacer cuando lanzas un nuevo concepto o producto.

Y es que aunque a mucha gente le suene extraño, hacer una presentación no es una trabajo fácil -y ya no te cuento el trabajo de presentarla- Encontrar las ideas importantes a comunicar, saber asociar imágenes que refuercen al concepto que queremos transmitir, y todo esto sin aburrir a nadie, no está al alcance de todos.

Todos hablamos de las charlas TED, pero detrás de cada una de ellas hay muchas horas invertidas tanto a la hora de crear la presentación sino también a la hora de comunicarla, como colocarse, gesticular y cientos de detalles que suelen pasar desapercibidos porque si se hace bien, se nos pasa el tiempo sin darnos cuenta en vez de luchar contra el sonido de nuestros propios ronquidos.

Película[5]


[1] FCINCO. “Llega Napflix, el Netflix cutre 'made in Spain' que te ayuda a dormir la siesta”. El Mundo. 2016-10-19

[2] Personaje ficticio que era el icono de una marca de café y su misión era recolectar las mejores cosechas para…. Efectivamente, conseguir el mejor café del mundo.

[3] Es la diosa griega de los sueños, de hecho, creo que es mi diosa de cabecera con permiso de alguien que yo me se.

[4]That’s Not Writing; That’s Just Typing” Quote Investigator

[5] Fat Man and Little Boy

Sin votos (todavía)
Lecturas: 367
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.