Usted está aquí

Un poco de orden, por favor.

Un poco de orden, por favor

BI, CRM, Datos, ERP, Herramientas

Miércoles, 21 Enero 2009

Una de las cosas que me comenta un conocido de esos que saben mucho de gestionar empresas es que hay dos varias cosas sagradas que una empresa ha de tener para poder sobrevivir. No me refiero tanto a que producto vende o a que mercado se dirige, sino a elementos internos que no la hagan sucumbir bajo su propio peso

  1. Organigrama de funciones.
  2. Un ERP

La primera es de cajón, saber que hace cada persona es útil para poder conocer y que los demás conozcan a quién se han de dirigir cuando ocurre un problema. En España es habitual firmar con esto de Manager, Director o Responsable de puestos bastante etéreos que a la hora de la verdad no significan nada y que para más desgracia no aportan ni calidad ni valor en la cadena.

El ERP es importante, porque sino sabes que pasa con tus productos a nivel interno, te puedes llevar un batacazo de tres pares de narices. No tener ni idea de como van tus procesos, el tiempo que se invierte en cada uno de ellos y por supuesto, perder la oportunidad de usar fórmulas excel extrañas para calcular rendimientos, es otra marca indiscutible para el suicidio.

Sobre los dos puntos que me insiste este conocido, yo discrepo sobre el segundo. Hay empresas que quizás no lo necesiten y que sea más importante tener otro tipo de información, pero donde le doy la razón de cabo a rabo es en el punto 1. Si no se sabe que está haciendo cada uno, ¿como lo vas a valorar?.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 180
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar