Usted está aquí

Aprende idiomas primero

Los mismos factores que hace ya años me impulsaron a estudiar la carrera de psicología siguen estando vigentes, y si antes me comentaban sus problemas y angustias mis compañeros de clase, ahora abarco una horquilla más amplia, desde gente mayor que yo, hasta jóvenes que están a punto de comenzar la universidad.

La verdad es que en todo este tiempo -y mira que ha llovido- las dudas que mis coetáneos y yo mismo teníamos no difieren en lo sustancial con la juventud actual, ¿que estudio?, ¿que hago?, ¿voy a por lo fácil o por lo que me gusta?, etc… Pero ahora, con los ojos que ya dan cierta experiencia, creo que la respuesta es bastante más simple de lo que me parecía a mi en otras épocas.

Tengo la firme convicción de que no es tan importante que carrera estudies siempre y cuando te guste, porque con esta estructura que tenemos en nuestro país, al final acabarás trabajando de otra cosa. Así que es mejor invertir ese tiempo en un área que te apasione porque una carrera que no te gusta se puede hacer muy larga, pero si te gusta, el tiempo pasará de forma más fácil y podrás aprender materias que podrás utilizar en tu carrera profesional. En mi caso, fueron de gran utilidad la estadística y casi todo el temario de psicología clínica, supongo que otras carreras tendrán otro tipo de asignaturas multidisciplinares que te permitirán aplicar el conocimiento a múltiples áreas.

Aunque más allá de estudiar lo que te gusta, lo que considero clave para las nuevas generaciones es la de saber idiomas, y con saber no me refiero a un título de una academia, sino la capacidad de hablar con naturalidad con personas de otro idioma y otro contexto cultural. Cuantos más idiomas domines mejor todavía: inglés, francés, árabe, chino, los que sean necesarios y los que puedas llegar a manejar.

Una segunda opción, que soy consciente que no siempre está al alcance de todos, es viajar. Viaja todo lo que puedas, conoce otras culturas, compréndelas, entiende porqué en un país las formas son distintas a las tuyas y entiende su idiosincrasia. Puede parecer sorprendente porque el el ochenta por ciento del planeta tiene los mismos gustos, pero hay pequeños detalles que pueden arruinar una relación laboral, una negociación o incluso, la posibilidad de optar por una promoción.

Quizás no dispongas de mucho dinero para viajar, pero aunque sea de mochilero, te toque trabajar limpiando platos en un restaurante de mala muerte, esa experiencia te va a dar un plus que no puede proporcionar ninguna carrera.

Cuando tengas los idiomas y el conocimiento de las sutiles diferencias culturales, es cuando realmente puedes saber lo que quieres hacer. Es posible que estés ya estudiando una carrera -es tradición en este país no dejar un espacio entre la educación básica y la universidad-, no te desesperes, acaba la carrera, sigue aprendiendo idiomas, sigue viajando, cultiva tu curiosidad. Si tienes suerte y descubres lo que te apasiona, es posible que puedas embarcarte en cursos de formación específicos para mejorar tu capacitación, pero no lo hagas recién salida de la carrera, experimenta primero el mundo laboral durante mínimo tres años. Cuando ya te hayas curtido en ese mundo extraño de la empresa, donde no siempre lo mejor triunfa, donde la política es importante, y la inteligencia emocional para leer las reuniones es una herramienta básica, es el momento de buscar formación adicional.

Si por alguna razón no tienes la posibilidad de aprender idiomas, de viajar, te recomiendo que empieces a leer en otro lenguaje y ver películas en su versión original. Yo mismo aprendí inglés a base de leer cómics, luego me leí libros para niños porque no tenía el nivel suficiente, y ahora, a pesar de no tener ninguna certificación, tengo el nivel suficiente como para sobrevivir en el mundo de los negocios. Además, sigue leyendo, sigue formándote. Busca libros -en cualquier biblioteca puedes encontrar un montón de ellos-, aprende, llénate de experiencias. No te pido que te leas manuales de gestión o marketing, cualquier tipo de libro es bueno para captar información siempre y cuando sea un buen libro: el señor de los anillos, fundación e imperio, hay cientos de libros en casi todos los géneros que te ayudarán a ampliar tu visión del mundo.

Y por supuesto, siempre, siempre rodéate de gente mejor que tu para poder aprender de ellos.

Película: Su Excelencia

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 287
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.