Usted está aquí

El más tonto hace relojes

El más tonto hace relojes
Imagen de Jose 	Salgado
RRHH

Conocimiento, Modestia, Saber

Miércoles 22/07/15

Hace poco estaba reunido con una persona que ha visto a internet en pañales y nos pusimos a rememorar batallitas como dos buenos abuelos. Nos contamos anécdotas de todo tipo y recordábamos como en aquellas épocas, antes de abrir la boca y opinar, te lo pensabas dos veces antes de opinar porque querías estar absolutamente seguro de lo que estabas haciendo. Eran épocas cuando la gente opinaba sobre temas que realmente dominaba, no existían egos superlativos, y la modestia y la cooperación era pan nuestro de cada día.

Esas épocas de los pioneros, de los exploradores, se ha acabado. Siguen quedando reductos donde la filosofía original sigue imperando, pero en los medios masivos es algo que ha desparecido y optamos por opinar de todo sin tener la más remota idea de que estamos hablando, pero usando una jerga que nos suena a chino y aplicando una buena capa de branding y de marketing para dar la impresión de una sabiduría que no se tiene.

El problema que tenemos los viejunos, es que no nos hemos perdido la vergüenza y pensamos que realmente sabemos menos de lo que realmente conocemos. Y esto ocurre a pesar de los años de experiencia que llevamos encima tenemos la sensación de que no lo tenemos todo controlado y que quizás podríamos aprender un poco más antes de hablar. Luego ocurre lo de siempre, vas a conferencias y seminarios y se te caen los ojos al suelo al ver a los ponentes. Hablan sin tener más conocimiento de un par de frases que repiten sin tener la menor idea de que implica. Todo parece fácil, todo es maravilloso y siempre tienen razón y quién diga lo contrario es básicamente un analfabeto digital.

Es obvio que no vamos a cambiar al mundo, con lo que la única alternativa factible es cambiarnos a nosotros y empezar a repartir un poco de cordura. Dar un paso adelante y empezar a evangelizar no solo sobre power points, sino sobre el esfuerzo y las consecuencias de usar una tecnología y no otra, usar una estrategia de marketing y no otra, y enseñar al mundo que no hay respuestas mágicas, que cada uno depende de cada caso y que nunca, repito nunca, es tan fácil como instalar un software o darse de alta en una red social.

Película: Fuga de cerebros

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 315
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.