Usted está aquí

Escucha a tu cuerpo

Escucha a tu cuerpo

Cuerpo, Escuchar

Lunes, 27 Febrero 2017

Nos gustaría llegar a todo, nos sentimos llenos de energía y gana y nos volcamos ciegamente en lo que nos apasiona. Pero nuestras reservas de energía tienen un límite y no siempre sabemos reponerlas a la misma velocidad que la consumimos. Cuando este desequilibrio alcanza un punto crítico es momento de pararse, dar un paso al lado y reflexionar.

Sino somos conscientes de que nos estamos quedando vacíos y sin fuerzas y que avanzamos más a base de estómago que de inteligencia podemos llegar a sentir como nuestro propio cuerpo deja de responder como queremos, aparecen cansancios, dolores de cabeza, falta de sueño, acide, mal humor y más síntomas que no quiero nombrar porque todos conocemos a muchos adictos al trabajo que se han quedado por el camino al no saber escuchar estos síntomas.

Esta es la razón de que a pesar de que tus proyectos sean maravillosos, que puedan cambiar al mundo, o simplemente que llevas demasiado tiempo con ellos que se han convertido en una adicción, has de cuidar tu cuerpo. Has de vivir la vida con tu familia, con tus amigos, saber reír, saber cuidarte, tener en cuenta que la realidad tiene necesidad específicas empezando por las monetarias, y que todo sueño requiere no solo de las ganas, sino también de un estado de salud que te permita afrontarlos.

¿Yo he llegado a ese límite?, no sabría decírtelo pero la realidad me está dando bofetadas para que los sueños por los que trabajo empiecen a cristalizarse y alimenten no solo mi imaginación sino mi realidad.

Película[1]




[1] Interstellar

Sin votos (todavía)
Lecturas: 498
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar