Usted está aquí

Hasta las jam session tienen reglas

Hasta las jam session tienen reglas

Reglas, Equipo, Trabajo, Valor, Suma

Miércoles, 22 Febrero 2017

Espero por vuestra salud mental que hayáis tocado en algún banda, ya sea de rock and roll, de blues o de lo que sea. Podría tirarme horas explicándote lo útil que puede ser ese aprendizaje si quieres llegar a puestos de management. Suele pasar que en toda banda hay gente con más talento, gente con más ego y luego el resto del equipo. También suele pasar que después de estar ensayando durante casi una hora la misma canción uno acabe hasta las narices y quiera relajarse, y es cuando entra en escena lo que sería una Jam Session.

Para este ejercicio lo único que hace falta es ponerse de acuerdo en un punto fundamental, en que escala tocamos. Puede ser en La bemol, mi sostenido o en relamido, pero esta es la clave para que todos puedan empezar a disfrutar. A partir de aquí cada cual tendrá sus influencias y se notará más que le tira el clásico doce compases y otros que viven para los focos y que no paran de acaparar espacio sin dejar que los demás tengan su pequeña improvisación.

En una empresa nos encontramos con los mismos ingredientes, gente de todo tipo y talento que han de ponerse de acuerdo que van a hacer porque sino puede ser un sin dios y no, no funciona cambiar de escala porque a uno le apetece y funciona menos todavía que uno lo haga y el resto siga a su ritmo. Os puedo dar la razón en en contadas ocasiones esto se convierte en una obra maestra, del mismo modo ue cambiar el compás, pero seamos serios, ninguno de nosotros es un músico con ese nivel para realizar virguerías matemáticas, que es al final lo que es la música, ondas matemáticas.

Por esta razón es la que se trazan planes maestros, para definir en que escala tocamos, que tempo utilizamos e incluso, que estilo usamos. Una vez definido no se puede cambiar, o el cambio tiene más riesgos que te opere a corazón abierto un ciego epiléptico. Si no hay más remedio lo haces, pero casi prefieres quedarte como estabas dados los riesgos.

Claro que siempre está el listo de turno que se cree el nuevo Jack Welch y cree que todo lo que él no hace es fácil y propone cambios a diestro y siniestro sin tener la más remota idea de lo que está diciendo, está demasiado distraído mirando el último bonus que ha cobrado gracias al trabajo de otros.

Ahora que ya me he desahogado, en el fondo esto de la música es como casi cualquier tipo de actividad que se necesite trabajar en equipo sea deporte, música, etc… cuando el plan está claro, cuando se trabaja juntos con respeto, cuando se aprenden automatismos y se confía en el que está a tu lado, llega un día que la frase la suma es más que la suma de las partes se hace realidad y te quedas sorprendido de lo que habéis conseguido como grupo.

Por esto te preguntaba si habías tocado en una banda, por si habías tenido alguna vez esa sensación, ese cosquilleo de que todo fluye de forma automática, cada cual con sus habilidades, y no hay nadie que quiera sobresalir sino que se trabaja en conjunto para que el global de la canción sea mejor que cada uno de nosotros sumados. Y sino es con música, con deporte, de hecho hace dos días mis hijos jugaron un partido y en una jugada fue una pasada verlos como se comportaban todos, eran un equipo, corrían, buscaban la posición, cortaban la zona, se la pasaban, hacían balancearse a la defensa… fueron solo viente segundos pero eran el trabajo de casi cuatro meses entrenando y si ellos lo pueden conseguir con solo ocho años, ¿que no podremos conseguir los adultos sin nos ponemos de acuerdo, dejamos de lado los egos y arrimamos el hombro?

Película[1]




[1] The School of Rock

Sin votos (todavía)
Lecturas: 365
Lecturas hoy: 2

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar