Usted está aquí

Y esto es todo lo que sé sobre la gestión de personas

He leído unos cuantos libros sobre la gestión de personas y me he pasado gran parte de mi vida gestionando equipos. Y si he de ser sincero, no me considero especialmente experto en el tema porque siempre hay algo nuevo que aprender, detalles que pulir, y cuando repaso como he gestionado ciertas situaciones, me doy cuenta que podría haberlo hecho mejor, decisiones que comunicadas de forma distinta habrían tenido mayor impacto, o incluso, con otro tipo de decisiones habría conseguido mejores resultados en menos tiempo y con menor coste.

Pero el pasado no lo puedes cambiar, solo puedes aprender de él, y como mucho, intentar reescribirlo para que conviva mejor en tu memoria. Y de estos viajes turísticos que hago para conocer a esa persona que era yo hace ya un tiempo, estas son mis experiencias.

Conoce a tu equipo

Parece algo de perogrullo,pero no me refiero a tener su currículum entre tus manos, es algo un poco más complicado. Has de ser consciente de quién es verdaderamente, saber que le motiva, que quiere hacer, porque esta en esta empresa y no en otra -por sueldo, por que no había otra cosa o porque le gusta la empresa. Has de ser consciente de que capacidades tiene, cuales son latentes, cuales ocultas y cuales son las que está usando actualmente, que aptitudes, que actitudes. Y esto se consigue preguntando, lo cual parece obvio, pero se consigue todavía más cuando preguntas y das tiempo para responder y que se sientan cómodos contigo.

Márcales unas reglas de juego

Explícale cuales son las líneas rojas de la empresa. Que puede hacer y que no puede hacer, las normas escritas en letras doradas que todos han de seguir independientemente de su puesto, rango o sueldo. Ha de entender no solo que existen, sino que ha de entender porqué existen, que visión, misión y valores tenemos en la empresa. Sólo las normas fundamentales, el resto puede ir aprendiéndolo poco a poco.

Defíneles el terreno

Del mismo modo que una persona que quiera ser chef empieza limpiando platos, todos hemos de tener un ámbito de desarrollo en el cual no nos hemos de salir Defíneselo claramente para que no existan errores y confusiones. De que va a ser responsable último y final, y que otros temas no caen bajo sus dominios. Déjale claro que puede ayudar a quién quiera y como guste siempre y cuando su trabajo esté al día.

Dales las herramientas

Aquí pueden ser programas, recursos o incluso dinero. De cuales dispone y porqué son esas y no otras, y para que sirve cada una. Déjale investigar aplicaciones alternativas para las herramientas, pero del mismo modo que no dejarías a un niño jugar con ácido sulfúrico, no dejes que una persona que empieza las claves de todas los accesos bancarios por mucho que prometa.

Define los objetivos

Dile claramente, a ser posible en una frase, porqué se le va a juzgar. Si por velocidad, calidad, una combinación de ambas, por ventas, por la calidad de las ventas, sea lo que sea, que sea claro, que se pueda entender, y sobretodo, que sea algo que el pueda controlar, medir y ser consciente en que nivel está a la hora de cumplirlos.

Deja que se equivoquen

Por mucho que pongas medidas para evitar errores, ten por seguro que se van a equivocar. No lo castigues por intentarlo y fallar, explícale de nuevo porqué ha fallado, porqué no debería de pasar y se comprensivo. Aprendemos más a base de errores que de aciertos. Eso sí, permite el error, pero no permitas la insistencia en el mismo. Si siempre se equivocan en lo mismo, o bien los procesos están mal definidos o esa persona es un poco inútil.

Da mucho feedback

Habla, di como van las cosas, comparte tu punto de vista, como se puede mejorar.

Puertas abiertas

Aprende a escuchar sin juzgar. Haz que la gente tenga la confianza para hablar contigo sobre cualquier cosa, ya sea métodos a mejorar, quejas, disgustos, o incluso, que no están contentos contigo por la forma que llevas algunos temas.

Vuelve a empezar de nuevo

Y repite el proceso constantemente, porque siempre hay algo que se puede mejorar, aprender o ajustar.

Película: Spartacus

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 237
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.